3 remedios antiguos a la mano


Todas las semanas recibimos correos electrónicos de personas que están a la caza de esa hierba exótica que resolverá todos sus problemas. Tal vez sólo pueda encontrarse en las montañas de Mongolia... o en las costas del Mar Caspio.


Nuestra primera pregunta es siempre la misma. "¿Has explorado ya los poderosos remedios herbales que hay en tu zona?"


La mayoría de las veces, la respuesta es no.


Tendemos a olvidarnos de las eficaces medicinas naturales que podemos encontrar en nuestro hogar, muchas de ellas disfrazadas de especias (o de malas hierbas "invasoras")...


Así que... ¡hoy me voy a centrar en tres remedios que quizá ya tengas!


1.) Ajo - Allium sativum


Me gustaría empezar con el Allium sativum, o ajo, no sólo por respeto a mis raíces italianas, sino porque es posiblemente la hierba medicinal más potente del planeta. Todos conocemos este pequeño bulbo de fuerte carácter por su delicioso sabor y aroma, pero a menudo me desconcierta la poca gente que lo utiliza con fines medicinales por su plétora de aplicaciones curativas.


No siempre ha sido así. Hace tan sólo 60 años, el ajo era un componente crucial en los botiquines estándar que llevaban los médicos de la Primera y la Segunda Guerra Mundial para tratar las heridas. Sus propiedades antibacterianas y antifúngicas han sido alabadas durante milenios.


En términos de versatilidad, hay muy pocas hierbas que se puedan comparar con el ajo. Es un eficaz anticoagulante, antibacteriano, antifúngico, antiviral, antioxidante y estimulante del sistema inmunitario que favorece la salud del corazón y también está demostrado que reduce el colesterol.


Mi uso favorito: el ajo puede acabar literalmente con un resfriado o una gripe en menos de 24 horas si se utiliza junto con el protocolo dietético correcto y un sueño adecuado.


¿La mejor forma de tomarlo? Crudo. Sí, esto puede ser intenso, pero si es un poco duro para tu paladar imagina lo incómodo que es para los bichos de tu intestino que te están haciendo sentir mal.


Si sólo se me permitiera tener una hierba en mi bolsa de medicinas, sería el ajo.



2.) Vinagre de sidra de manzana - Malus sp.


Hablando de un antiguo remedio casero, el vinagre de sidra de manzana se ha utilizado desde el principio de la historia registrada. Se pueden utilizar muchas especies de manzana (Malus) para hacer este antiguo brebaje.


Los arqueólogos han encontrado urnas egipcias del año 3.000 a.C. que aún contienen restos del producto. Hipócrates, el padre de la medicina moderna, prescribía el vinagre de sidra de manzana para diversos problemas de salud y, ¿adivina qué? Tanto los profesionales de la medicina clínica como los de la medicina alternativa siguen recomendándolo como una forma estupenda de mantener alejado al médico.


Debido a sus propiedades antifúngicas, antibacterianas y antivirales, el vinagre de sidra de manzana tiene numerosas aplicaciones medicinales. A menudo se hacen gárgaras para tratar el dolor de garganta, se aplica a la piel para eliminar verrugas y lunares (un toque cada noche puede dar resultados muy positivos), se aplica a la cara para el cuidado del acné y se ingiere como tratamiento para el resfriado y la sinusitis.


Las aplicaciones anteriores por sí solas lo convierten en un artículo valioso para tener en su cocina, pero hay estudios recientes que indican que el vinagre de sidra de manzana puede ser beneficioso también para condiciones de salud más graves.


Un estudio de 2004 publicado por la Fundación Americana de la Diabetes descubrió que los diabéticos de tipo 2 experimentaban unos resultados muy prometedores al tomar una dosis de vinagre de sidra de manzana antes de las comidas. Por término medio, los diabéticos que participaron experimentaron una mejora del 25% en sus niveles de glucosa en sangre, lo cual es toda una hazaña.


Los nuevos estudios sobre el cáncer también apuntan al vinagre de sidra de manzana como un prometedor alimento anticanceroso, especialmente en lo que respecta a la ralentización del crecimiento de las células cancerosas y la prevención de la formación de nuevas células cancerosas.


Un consejo: elija bien su vinagre de sidra de manzana. Cuanto más turbio, mejor. Si tienes una botella de vinagre de sidra de manzana transparente en tu armario, no es un medicamento. El bueno es de color naranja amarronado y tiene residuos en el fondo.


Casi todas las personas que conozco utilizan el vinagre de sidra de manzana Bragg's debido a la larga trayectoria de conciencia y servicio desinteresado de la empresa a los necesitados. Patricia Bragg, hija del fundador, Paul Bragg, es una mujer increíble 🙂 .



3.) Diente de león - Taraxacum officinale


Esta última hierba no la encontrarás necesariamente en tu despensa, pero casi todos los céspedes de Estados Unidos están adornados con esta alegre flor en algún momento del año. Nos han enseñado a ver estos brotes amarillos como plagas de maleza, pero basta con ver a un niño interactuar con uno para conocer su verdadera belleza.


Su nombre común es una corrupción del francés "Dent de Lion" o "diente de león", en referencia a sus hojas dentadas.


Mi amigo y experto en alimentos silvestres, Daniel Vitalis, dice que las hierbas que más necesita nuestro cuerpo suelen crecer a menos de un kilómetro y medio de nosotros, una forma más de que la madre tierra cuide de sus hijos.


Dado que la dieta americana estándar suele estar cargada de carnes procesadas, azúcares refinados, productos cargados de pesticidas y poco o ningún alimento vivo, el mayor regalo que la Pachamama podría concedernos sería un increíble desintoxicante, ¿verdad? Pues bien, no busque más allá de su jardín delantero porque el Taraxacum officinale es exactamente eso.


En pocas palabras, el diente de león es el mejor amigo de su hígado. Sí, su hígado, el segundo órgano más grande de su cuerpo, que entre otras muchas funciones sirve de filtro de su cuerpo. Si has estado comiendo "traviesamente" y sientes que tienes gunkily guk (mi propio término científico) acumulado dentro de ti, el primer curso de acción es a) cambiar tu dieta y b) nutrir tu hígado para que pueda procesar las toxinas que has ingerido y eliminarlas de forma segura de tu sistema.


El mejor limpiador de hígado que conozco es el té de raíz de diente de león recién hecho. Y no estoy solo en esta teoría. Los curanderos y los médicos lo prescribían mucho antes de nuestra época. Otra forma deliciosa de promover la salud del hígado es añadir hojas de diente de león a las ensaladas o saltearlas junto a las proteínas.


De alguna manera, ver el identificador científico latino "Taraxacum officinale" le da a esta súper hierba, ampliamente irrespetada, un poco más de arrogancia, ¿no es así? Ya era hora.


Nick Polizzi

https://www.thesacredscience.com/3-ancient-medicines-that-already-live-in-your-home/

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo