top of page

Toma de conciencia al ver el "Punto azul"

Una poderosa toma de conciencia que puede cambiar la vida de cualquier ser humano


¿Con qué frecuencia ampliamos nuestra conciencia más allá de la rutina diaria?


Una cosa es saber algo y otra practicarlo de verdad. Con ese espíritu, las realizaciones profundas sobre la naturaleza de nuestra realidad pueden practicarse. Mejor dicho, pueden encarnarse.


Pero, ¿con qué frecuencia miramos a nuestro cuerpo para escuchar o sentir cómo responde a la profundidad?


En nuestra realidad moderna, que se ha alejado mucho de nuestra naturaleza, nos levantamos, nos preparamos, desayunamos y nos vamos al trabajo o a la escuela.



Durante nuestros viajes, puede que nos moleste el tráfico y nos asuste que todos vayamos en la misma dirección al mismo tiempo.


Llegamos al trabajo y participamos en lo que haga falta para alcanzar los objetivos fijados para el día. A menudo nos sumergimos en nuestras acciones sin darnos cuenta de la belleza que sucede a nuestro alrededor en todo momento.


Puede que no prestemos una atención profunda a lo que hacemos o a la sensación que produce el movimiento de nuestro cuerpo a lo largo del día. Una vez terminada la jornada, nos vamos a casa, con suerte pasamos algún tiempo con la familia y repetimos el proceso al día siguiente.


No creo que la vida sea así de sencilla, pero muchos de nosotros la experimentamos de esta manera debido a cómo centramos nuestra atención. (Parte de la mundanidad descrita también es resultado del diseño de la sociedad, que creo que es muy defectuoso, pero eso es para otro debate).


Nuestra atención diaria es a menudo altamente cognitiva, y a menudo puede estar muy centrada en la seriedad percibida de la vida. Todo puede volverse MUY serio. Las noticias, el dinero, el trabajo, la política, nuestra creencia de hacia dónde se dirige el mundo, las relaciones, las listas de la compra, las tareas domésticas, la planificación, la fijación de objetivos, etc.


En esta seriedad acumulada, podemos permitir que pequeñas cosas nos provoquen fácilmente, exagerarlas y obsesionarnos con ellas durante horas o incluso días.


Cuando las cosas se ponen tan serias, no nos sentimos bien. También perdemos de vista las soluciones viables y la creatividad dentro de este estado mental y del ser, lo que detiene nuestro progreso individual y social.


Para ampliar un poco nuestra conciencia, ni siquiera tenemos que mirar las cosas a un nivel "espiritual" para darnos cuenta de que sólo somos una mota en la totalidad de nuestro universo de todo lo que es.


Por eso "El punto azul pálido" es una imagen tan significativa.


El Punto Azul Pálido es una fotografía del planeta Tierra tomada el 14 de febrero de 1990 por la sonda espacial Voyager 1 desde una distancia récord de unos 6.000 millones de kilómetros.


Nos recuerda que no debemos tomarnos la vida demasiado en serio.




Piensa en el dolor, la destrucción, los rencores y los sinsabores que se derivan de pequeñas acciones debido a cómo las tomamos en serio. No me malinterpretes, puede haber crecimiento al experimentar estas cosas, pero ¿existe un estado diferente de conciencia o conocimiento que podamos alcanzar para ver nuestros "problemas" diarios bajo una luz diferente? ¿Para ver nuestras vidas desde otra perspectiva?


Tómate un momento y cierra los ojos. Inspira y espira profundamente. Siente tu cuerpo. ¿Puedes liberar tensiones? ¿Puedes sentir una naturaleza más profunda dentro de ti? ¿Puedes sentir y ver más allá de la seriedad de nuestras mentes? Esta imagen puede inspirarnos para volver a estas preguntas.


He llevado a mis clientes somáticos a un lugar de paz y calma en sus cuerpos, incluso cuando entran en la sesión desde un lugar de caos. Sin evitar la sensación de nuestro caos y pasando por encima de él, podemos pendular desde ese caos hacia la paz (o los buenos sentimientos) que siempre están con nosotros pero que están más allá de nuestro enfoque actual.


Es como cambiar tu conciencia y tu percepción de sólo lo malo o tenso a reconocer el espectro dentro de tu cuerpo. Integrar el todo.


Esto tiene un efecto curativo.


¿Con qué frecuencia notas y sientes de verdad la paz y el potencial de tu cuerpo entre otros sentimientos? Traer la totalidad de nosotros mismos -mente, espíritu y cuerpo- a nuestra conciencia es practicar e integrar la totalidad de nuestra experiencia.


Crea una mayor claridad, más libertad y un nivel de conciencia que puede hacer nacer un mundo nuevo.


Suena cursi, pero la paz mundial depende en última instancia de nosotros, no de nadie más ni de ningún factor externo. El cambio empieza en nuestro interior.


Joe Martino, The Pulse

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page