top of page

Sanar las desavenencias entre Ma. Magdalena y Pedro

Y cómo eso cura nuestras guerras de género personales y planetarias


¿Sabía usted que el apóstol Pedro, sobre cuyo nombre se construyó la iglesia católica, estuvo en una lucha de poder con María Magdalena hace 2000 años... y que las ondas de esa lucha nos han afectado profundamente a TODOS?


Sí, las fuentes "gnósticas" revelan que Pedro estaba celoso de Magdalena. ¿Cómo sabemos eso? Porque aunque la reconocía como la discípula favorita, decía que las enseñanzas especiales que recibía de Jesús sonaban raras... pensaba que hablaba demasiado... y en general era grosero con ella. Si, la hizo llorar.


Incluso los otros discípulos varones trataron de llamarle la atención. Sí, entendían que Pedro tenía problemas. Magdalena sabía, con compasión, que Pedro tampoco estaba entendiendo las enseñanzas.


Puede que Pedro fuera conocido como la "roca", pero Magdalena era, fiel al significado de su nombre de sacerdotisa, la "torre" que vigilaba por encima de todo el rebaño primitivo, junto con la Madre María. Era la más inteligente, sabia y esotérica de todos los discípulos que caminaban con Jesús y la Virgen.


El trato de Pedro hacia Magdalena era misógino, anti-femenino y anti-Diosa, ya que Magdalena era una emanación reconocida de la gran Diosa Sofía.


En mi entendimiento, esta grieta en la temprana comunidad de Jesús sirvió como el lugar donde lo que los discípulos llamaron los "Arcontes" negativos fueron capaces de poner sus ganchos. Por Arcontes, me refiero a las fuerzas interdimensionales hostiles que ya estaban vivas y bien en todo el planeta en el momento en que estos grandes Maestros caminaban por la tierra ~ y especialmente en el imperio romano. Se entendía que estas fuerzas eran nada menos que demoníacas.


Penetrando en la bien intencionada comunidad que se había formado alrededor de Jesús y la Madre María a través de este drama de lucha, los Arcontes fueron capaces de traer otra gran ola de patriarcado al plano terrestre. Porque fue a través de esta infiltración que fueron capaces de crear la "iglesia" usando el cuerpo energético masculino fracturado y herido de Pedro.


Si los Arcontes patriarcales no hubieran tenido éxito, la iglesia se habría formado a semejanza de la Madre María y la Magdalena, que fueron las líderes de toda la primitiva comunidad de Jesús y la cohorte femenina de la misma, respectivamente. Pero las cosas se torcieron para servir a las agendas de los Arcontes, y un reguero de abusos y traumas ha seguido por todo el mundo, con la iglesia de Pedro como nodo central del que ha emanado.


Esta lucha entre Magdalena y Pedro es, por lo tanto, parte de una gran herida planetaria. Es una herida que no es sólo personal de estas dos personas, sino que existe entre lo Masculino y lo Femenino, entre todos los hombres y todas las mujeres.


Esta herida, esta grieta, este conflicto forma parte, pues, de lo que necesita curación, reconciliación y perdón.


Por Marguerite Rigoglioso


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page