Reciprocidad sagrada

Reciprocidad sagrada: Principio espiritual de dar y recibir


Esto es realmente importante ya que una de las formas clave de abrirse para recibir las instrucciones y los mensajes del Yo Superior y de los Guías, es practicar la reciprocidad sagrada de manera constante.

Por eso queremos cultivar la reciprocidad sagrada, entre uno mismo, el cosmos arriba y la tierra, el gran abajo: la reciprocidad sagrada entre los tres. Es como una pirámide, en forma de triángulo.


Esto es absolutamente esencial cuando nos abrimos para recibir las sagradas instrucciones. Entonces, el Gran Arriba que es la luna, el sol, las estrellas, los planetas y el Gran Debajo de la tierra, compuesto por todos los animales, los ríos de piedra de las montañas, los océanos, etc, existen en perfección y alineación entre sí, ¿verdad? Existe este equilibrio divino, que mantiene toda la vida en su lugar, justo entre lo de arriba y lo de abajo. Y también alineación pura y verdadera con la unidad de toda la creación de la matriz sagrada o la arquitectura sagrada que nos forma.


Sabemos que la naturaleza existe en perfecto equilibrio o no estaríamos aquí; la vida y la muerte existen en perfecto equilibrio como el nivel de oxígeno en nuestra atmósfera. Así que esto está escrito en el libro La inteligencia de las plantas y los reinos imaginales de Stephen Buehner y esscribe sobre el hecho de que el oxígeno es una molécula muy volátil. Y normalmente se unirá inmediatamente con cualquier otra molécula que entre en contacto o con otras moléculas determinadas y tenderá a unirse inmediatamente. Pero el oxígeno en la atmósfera de la Tierra de alguna manera se mantiene exactamente en un 5 por ciento, aproximadamente. Siempre en perfecto equilibrio, no importa cuánto metano enviemos allí, no importa los diferentes factores que cambian las tormentas, los volcanes, los cambios, las erupciones solares cósmicas, cualquier cosa que venga a la tierra mantiene estos 5% exactos. Y esto es muy poco probable. Mirando todo lo que sabemos sobre la física y la química de eso, es muy poco probable que eso suceda. Y, sin embargo, eso es lo que sucede. Y este nivel de oxígeno es perfecto para mantener nuestra vida y la vida de todas las plantas animales. La Madre Tierra nos mantiene en perfecto equilibrio.


Ahora, los humanos tenemos creencias y pensamientos complejos, dudas y miedos. Tendemos a complicar un poco las cosas. Y es realmente útil, como siempre, volver atrás y pensar en cómo hacíamos las cosas en la antigüedad. Sabemos que en la antigüedad, agradecíamos a cada planta y a cada animal por su vida, antes de comer un bocado.


Esta es una cita de uno de los libros de Seth de Jane Roberts: La caza se llevó a cabo con la comprensión más profunda y sagrada. El animal asesinado sabía que más tarde miraría a través de los ojos de su cazador, logrando un nuevo tipo de conciencia diferente. El hombre o el cazador entendía el gran sentido de armonía que existía entre ambos, incluso al cazadorlo y sabía que a su vez el cazador a la hora de su muerte sabía que el material físico de su cuerpo sería usado por la tierra para reponer el reino vegetal y animal algún día. ¿No es así?


Esta es la reciprocidad sagrada, el profundo reconocimiento de quitarle esa vida al animal para que uno pueda tener más vida y saber que algún día va a renunciar a esa vida para que otros puedan vivir es muy profundo.


Imagínense, ¿Qué pasaría si cada ser humano participara en una relación sagrada de intercambio con la Tierra?


"Cuando renunciamos a la necesidad de resolverlo todo,

y cultivamos la capacidad de dejar entrar todo,

entonces nuestro caminar por la tierra se convierte en

una danza sagrada de servicio curativo del planeta.

Más queser salvado, el mundo necesita ser amado ".

- Don Oscar Miro-Quesada


Cuando dices gracia o bendices antes de comer, esta era la forma original de entender los sagrado de los alimentos. Y si comemos por ejemplo pescado y verduras o cualquier cosa, agradézcale a los pescados y verduras por sus vidas antes de consumirlos.


Otra manera de hacerlo es ofrendar a la tierra como lo hacen las culturas indígenas. Ofrendar una parte de lo que consuminos, ofrendar a los elementos y a la Tierra para entrar en comunión con Ella y en un total y sincero agradecimiento con todos los seres, elementos y plantas que nos sostienen.


Agregue uno, 2 o 3 de estos actos de Sagrada Reciprocidad a su rutina o práctica diaria:


- Haga una ofrenda de harina de maíz, tabaco, avena u otra ofrenda a la Tierra todos los días, a primera hora de la mañana.

- No tires el cabello o las uñas a la basura; en lugar de eso, dáselos a la Tierra.

- Comience a hacer abono para que su materia de frutas y verduras no utilizada pueda ser devuelta a la Madre Tierra

- Ofrezca 1 o 2 bocados de su comida a la Tierra todos los días antes de ingerir.

- Cuando esté bebiendo vino, té, jugo o agua, salpique un poco sobre la tierra como ofrenda.

- Haz ofrendas de comida, leche o miel a la Tierra en los días santos como los solsticios y equinoccios.

- Baila, entona y canta mientras estás de pie descalzo sobre la Tierra: ¡ella recibirá tus frecuencias de alegría y amor!

- Si está menstruando, dé su sangre menstrual a la Tierra cada mes.


Esto es honrar, agradecer y respetar a todos los reinos en Gaia, sabiendo que todos estamos interconectados y dependemos unos de otros.


Jocelyn Mercado



1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo