Luna llena en Virgo

Actualizado: mar 1

Nada que no resuene y resguarde mi corazón va conmigo


Esta Luna llena en Virgo acontece de la mano de Vesta... ahí, en su casa, en su gran templo, en su mayor servicio.

Virgo es el arquetipo del servicio sagrado, el sitio de los hábitos, de lo que vamos forjando costumbre; Virgo es el sistema nervioso que gestiona las distintas partes del cuerpo y recibe la información para percibirla y organizarla.


En su energía masculina lo rige Mercurio y en su energía femenina, Vesta.

Vesta en la Astrología resalta las cualidades de orden, pureza y corazón de nuestro servicio mayor, pero también en nuestra vivencia cotidiana, nuestras rutinas: eso que nos organiza internamente y nos permite dirigir nuestra energía. Vesta es la sacerdotisa, la virgen, la guardiana del buen fuego.

En el eje Sol en Piscis y Luna en Virgo que recrea esta luna llena es bueno preguntarnos si hay un caos o nostalgia interna que nos impide estar para nosotras; si alguien o algo del pasado, o "algo que no puede ser" en el presente nos distrae de celebrarnos y estar en el corazón de nuestro orden interno. ¿Somos capaces de ya no distraernos? ¿Somos capaces de ya no traicionarnos cuando otros rompen su palabra? ¿Continuamos colocando nuestro corazón en situaciones o con personas que no lo honran?

A veces, elegimos quedarnos recreando vínculos dolorosos y de abandono porque preferimos eso a no tener nada. Sin embargo, esta Luna Llena nos dice que lo que nos lastima y no cortamos, se convierte en veneno rancio... y luego, seis meses después quizás se presente como un síntoma del cuerpo.

Este nuevo tiempo nos requiere valientes para no distraernos y devolvernos a viejos contratos, a viejas formas de tejernos en la vida. Nada que no resuene y resguarde mi corazón va conmigo -nos decimos.

La invitación es a no quedarnos en lugares, sentimientos y afectos que ya no honran nuestro andar y nuestro corazón, sin sentirnos víctimas; encarnar a Vesta con su templanza para romper los hechizos que nos distraen y nos condicionan. Porque estamos hechas para más. Por que la belleza que florece está tocando nuestra puerta y quizás, seguimos virando el rumbo pensando e intentanto reparar algo que ya está demasiado roto, y cumplió su servicio.


Las claves de esta luna llena son:

  • Buscar espacios de quietud para escuchar al cuerpo, si pudiéramos preguntar a nuestro sistema nervioso ¿qué relación en mi vida te lastima? ¿qué nos responde?

  • Revisar nuestras rutinas, ¿dónde ponemos nuestra energía? ¿energizamos lo que nos da alegría y trae belleza? ¿o energizamos lo que nos trae caos, y abre nuestras heridas?

  • Enviamos gratitud a todo lo que ha sido en nuestra vida, especialmente por los últimos ocho años. Y nos permitimos inhalar presente y exhalar viejas relaciones, regalos, tristezas y alegrías. Nos damos a una higiene de la memoria.



Esta luna llena abre un espacio de depuración de aquí al 6 de septiembre, una limpieza profunda de nuestro fuego interno (lo que nos mueve, hacia dónde nos mueve, nuestra creatividad y gozo)para que solamente lo que está a la altura de nuestro corazón se quede. Que seamos valientes para abrirnos a la sencillez plena de nuestras relaciones, hábitos y vida.


La Mujer Lunar

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo