La noción de "disciplina"

En verdad la DISCIPLINA es una palabra que nos retumba en estos tiempos de grandes cambios. Por que por un lado, las estructuras rancias que se están desmontando en nuestro cotidiano están primeramente forjadas de una disciplina sinónima a dureza y sujeción. Y por otro lado, la necesidad de una disciplina distinta que honra al cuerpo, se siente como caer en negligencia y pereza. ¿Te sucede?




¿Qué sucedería en cada un@ de nosotr@s si pudiésemos unificar nuestra fuerza masculina y poder femenino internos? ¿Si estuvieran de acuerdo y danzaran con gozo y éxtasis a favor del sueño de nuestro corazón?

El primer paso hacia ese gran anhelo manifestado es sin duda, reconocer otros rostros de lo masculino. Abrirnos a la posibilidad de encarar, escuchar e integrar rostros saludables, para cambiar la narrativa interna.


Cuando escuchamos a nuestra energía masculina en sus varios rostros nos encontramos con la oportunidad de permitirnos ser sostenid@s por nuestro mago de luz, rey virtuoso, loco amante, lo masculino iniciado y consagrado por la Diosa Madre. Y desde ese lugar, nos es posible llamar a otras formas de lo masculino en nuestra psique, para apoyarnos a andar nuestra humanidad.


La Mujer Lunar

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo