Este cuarto creciente en el grado cero de Piscis

PISCIS- El grado cero


Este grado actúa como un campo donde podemos sembrar nuevas memorias y nueva libertad en eso que Piscis nos enseña: los opuestos, a fundirnos con el mundo, a cargar lo del otro, a no tener identidad.


En un trígono a Venus en el cero de Escorpión y en cuadratura al Sol en el cero de Sagitario estamos teniendo un llamado muy claro a soltar las formas más tóxicas de estar colectivo, de mirar al otro, de victimizarnos, de victimizar al otro y pensar en el otro como un "pobrecito".


Entre los quintiles de Quirón-Júpiter y Plutón, y este cuarto menguante activando un reinicio a través de los grados cero, encontramos la invitación definitiva a presentar nuestro rostro, nuestros deseos, nuestras bendiciones y retos personales con dignidad. Soltando la codependencia con que nos tejemos.

Estamos recibiendo una gran cantidad de energía que no podrá pasar al colectivo y a generar nuevas memorias para generar cultura, si antes no hacemos una labor a corazón individual: ¿Qué me gusta? ¿Qué gozo? ¿Cómo quiero vivir yo mi espiritualidad? ¿Cómo formo parte del colectivo y cómo contribuyo con su enfermedad? ¿Cómo creo un espacio sagrado para mi sin sentirme culpable por otros que no pueden hacerlo?


Piscis nos abre un tiempo de mirar dualidades: podemos sentir amor profundo por una persona y desear al mismo tiempo estar a solas. Podemos honrar profundamente los dones de alguien y al mismo tiempo pedir lo que necesitamos de esa persona. Podemos abrir un camino de consciencia sin tener que compartirlo todo con la gente a nuestro alrededor. Podemos querer compartir con otros, y al mismo tiempo guardar nuestra energía para nosotras.


Reitero que este es un tiempo de soltar la vida que construimos antes del 24 de marzo de 2020. Por esto es importante apelar a nuestra creatividad para saber respirar de la mejor forma en donde estamos residiendo, y comenzar a imaginar nuevos mundos personales y colectivos posibles, sin necesidad de hacer más.


También, acompañar a los otros en su viaje de enfermedad-salud o vida-muerte son pasajes muy activos durante este tiempo. Porque recordemos que Piscis es el arquetipo que cierra y abre la vida. Sin embargo, es necesario que tengamos muy presente que acompañar no es sumergirnos en el dolor del otro, ni ponernos a cuestas la carga del otro.


Es sumamente necesario que veamos por nosotros mismos, porque cada un@ individualmente está necesitando acompañarse antes que volcarse a la necesidad del otro. Si me acompaño y estoy atenta a mi, no me distraigo y contengo la energía que requiero para cruzar el tiempo de eclipses.

Este es un tiempo para sanar la codependencia, el victimismo, las formas terribles de vincularnos con el colectivo, y la soledad. Si aprendemos a ser nuestra propia fuente creativa, no necesitaremos distraernos con el afuera.

Karina Falcón, Mujer Lunar

16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo