El poder curativo del agua

El renombrado maestro de artes marciales Bruce Lee dijo una vez:


"Sé como el agua, que se abre paso a través de las grietas. No seas asertivo, pero ajústate al objeto, y encontrarás un camino alrededor o a través de él".

Sabias palabras.


El agua misma es la invitada de honor de la pieza de hoy. Vamos a entrar en el meollo de cómo asegurarse de que está recibiendo la mejor agua en su vaso y por qué es tan vital para su salud.


¿Te has preguntado alguna vez por qué a muchos de nosotros nos gusta pasear junto al mar?


Los estudios han demostrado que las personas que viven cerca o junto a una masa de agua son un 10% más felices. Investigadores de la Universidad de Exeter, en Inglaterra, descubrieron que las personas que vivían a menos de un kilómetro y medio del mar tenían un 22% menos de probabilidades de sufrir trastornos mentales, como ansiedad y depresión. ¿No es increíble?


El mero hecho de estar cerca de estos "espacios azules" -como los denominan los científicos- aumenta nuestra felicidad.


El biólogo marino Wallace J. Nichols llama a la "inconmensurable sensación de paz que sentimos alrededor del agua" nuestra "mente azul".


El agua nos da y nos enseña mucho, pero su simpleza cotidiana hace que sea fácil darla por sentada. Dicho esto, todos sabemos que no hay nada como la sensación de beber agua fría y clara cuando se está reseco. O el placer de zambullirse en un lago de aguas cristalinas en un día caluroso.


Necesitamos H20.


La verdad es que, sin agua, sólo podemos vivir una cuestión de días: así de crítico es nuestro cuerpo para sobrevivir. ¿Y la comida? Podemos pasar semanas sin comer, siempre que bebamos al menos 1,5 litros de agua al día.


Pero para prosperar de verdad y vivir mejor, algunos expertos creen que deberíamos hidratarnos mucho más que eso: hasta 15,5 vasos (3,7 litros) de agua al día para los hombres, y 11,5 vasos (2,7 litros) al día para las mujeres.


Qué buscar en el agua:

El agua pura, rica en minerales y limpia ofrece increíbles beneficios para el cuerpo y la mente. Esto es lo que debe buscar en su agua potable:


  • Está libre de contaminantes como hongos, bacterias y parásitos

  • Es rica en minerales esenciales como el azufre, el manganeso y el calcio

  • Es alcalina, lo que significa que tiene un pH superior a 7 y puede ofrecer beneficios adicionales.

Entonces, ¿dónde puedes conseguir el agua de mayor calidad para nutrir tu cuerpo?


Alerta de spoiler: no sale del grifo.


Dónde obtener el agua:


Agua de manantial


El agua de manantial, obtenida y almacenada de forma segura, es su mejor opción. Esta fuente de agua pura, directamente de la propia Madre Tierra, proporciona muchos minerales vitales que nuestro cuerpo necesita desesperadamente.


Cualquiera que haya tenido el privilegio de beber directamente de un manantial de montaña le dirá que es el agua más sabrosa y que más sed le da.


Mucha gente piensa erróneamente que, al igual que el agua de manantial, el agua de pozo también es una gran fuente natural de minerales. Si bien es cierto que el agua de pozo contiene muchos minerales, si son los tipos de minerales equivocados, el agua puede ser muy dura para nuestro cuerpo.


Agua de pozo


El agua que proviene de los pozos a veces se denomina agua "dura" porque ha burbujeado a través de formaciones rocosas como la piedra caliza. En el proceso, el agua adquiere una cantidad de ciertos minerales superior a la que nuestro cuerpo puede manejar. Las personas que beben agua de los pozos equivocados pueden desarrollar un cabello seco y una piel opaca.


Recuerdo que una vez, en el Amazonas, la única fuente de agua dulce disponible era la de un pozo. Digamos que el contenido mineral de esa agua no le sentó bien a mi cuerpo.


Agua del grifo


¿Sabías que el agua que la mayoría de nosotros bebemos -el agua del grifo- es probablemente una de las menos nutritivas?


El agua del grifo puede estar llena de toxinas ocultas. Incluso bajo las normas actuales de la Agencia de Protección Ambiental, el agua del grifo puede contener niveles de trazas de pesticidas, productos químicos agresivos, aluminio, plástico y metales pesados.


Además, el agua del grifo se trata con cloro para matar las bacterias. Ya sabes... el cloro, el mismo producto químico que se vierte en las piscinas públicas para mantenerlas limpias. Aunque se supone que pequeñas dosis de cloro son inofensivas, hay nuevas pruebas de que la ingestión regular de cloro puede provocar complicaciones intestinales... o incluso cáncer.


El agua del grifo también contiene flúor.



Aunque muchos funcionarios de salud pública afirman que el agua fluorada ayuda a proteger el esmalte de los dientes, las investigaciones sobre el flúor revelan en realidad lo contrario: el agua fluorada provoca fluorosis dental o la decoloración del esmalte.


La glándula pineal regula el sueño y las hormonas, y desde hace mucho tiempo se la relaciona con la idea del "tercer ojo", un puente espiritual que conduce a estados superiores de iluminación, sabiduría interior e intuición.


Beber agua de manantial pura y natural, o agua que haya filtrado el flúor, puede ayudar a sanar y suavizar nuestras glándulas pineales... y a expandir nuestra conciencia.


El agua también cura nuestro cuerpo de muchas otras maneras.


El poder curativo del agua


Este líquido milagroso favorece la digestión y transporta los nutrientes por todo el cuerpo, elimina las bacterias a través de los riñones y de la vejiga, transporta el oxígeno a las células, regula nuestra temperatura, da energía a los músculos, ayuda al funcionamiento de nuestros órganos, lubrica y amortigua nuestras articulaciones y la médula espinal... ¡la lista es interminable!


El científico del agua Masaru Emoto también creía que mientras el agua puede curarnos, nosotros podemos curar el agua. Este pensador pionero llevó a cabo una investigación sobre el agua congelada y descubrió que ésta retiene y responde a las frecuencias energéticas dirigidas hacia ella.


La innovadora investigación de Emotu descubrió que el agua tiene la capacidad de copiar y transferir información. El agua expuesta a mensajes violentos y odiosos tiende a formar cristales fragmentados y desiguales.


Pero cuando dirigimos vibraciones de amor y agradecimiento hacia el agua que bebemos, el agua responde formando patrones simétricos y hermosos. Emotu enseñó que cuando enviamos estas intenciones positivas hacia el agua, podemos ayudar a purificarla y transformarla energéticamente.


Qué hermoso pensamiento para terminar: de la misma manera que este increíble líquido nos hidrata y cura, nosotros también podemos curar el agua. Para mí, esto simplemente sirve como prueba de la relación sagrada entre el agua y los seres humanos.


Así que, ¿por qué no honrar esa conexión sagrada hidratando tu cuerpo -tu templo- con el agua más pura y de mayor calidad posible?


Espero que la información anterior te ayude a hacerlo.


Mantén la curiosidad,


Nick Polizzi

Anfitrión de Proven: Avances curativos respaldados por la ciencia

y fundador de La Ciencia Sagrada


https://www.thesacredscience.com/the-healing-power-of-water/





2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo