top of page

El poder curativo de los gatos

Los gatos son criaturas mágicas cuyas habilidades psíquicas se han observado a lo largo de la historia. La frase "los gatos tienen nueve vidas" surgió porque los gatos son supervivientes natos y se les da muy bien evitar el peligro. Esto puede deberse a una capacidad psíquica natural que les proporciona un sistema de alerta temprana. La combinación de una naturaleza ferozmente independiente, una capacidad sobrenatural/psíquica y el poder curativo de su ronroneo explica por qué eran venerados en el mundo antiguo, especialmente en Egipto.


En el Antiguo Egipto, los gatos eran considerados encarnaciones de la diosa Bastet, representada como una mujer con cabeza de gato. Era la diosa del hogar, de la fertilidad y protectora contra los malos espíritus. La pena por matar a un gato era la muerte, ya que se consideraba un gran insulto a la diosa Bastet. El historiador Heródoto escribió que cuando moría un gato todos los habitantes de una casa se afeitaban las cejas en señal de profundo luto. Los llevaban a Bubastis, donde eran embalsamados y enterrados en receptáculos sagrados. El periodo de luto se consideraba completo cuando a los dolientes les volvían a crecer las cejas. Se han encontrado gatos momificados en Bubastis y en otros lugares de Egipto, a menudo enterrados con sus dueños o cerca de ellos.


El gato también era venerado en otras culturas antiguas; por ejemplo, en la India se adoraba a la diosa Sasht, que desempeñaba la misma función que Bastet. En Persia, el profeta Mahoma era conocido por su afición a los gatos. Cuenta la leyenda que el dibujo de la "M" en la frente del gato atigrado se formó cuando el profeta bendijo a su gato favorito colocando la mano sobre su frente. Los gatos también eran venerados en la antigua China y Japón, se les consideraba guardianes del hogar y se creía que salvaguardaban libros valiosos. Los gatos solían alojarse en pagodas privadas y se consideraban tan valiosos que, en el siglo X, sólo los ricos podían permitirse tener uno. En la mitología nórdica, dos gatos azules llevaban a la batalla un carro conducido por Freya (diosa de la fertilidad, la guerra y la muerte) para recoger a los soldados heridos.


Las brujas siempre han tenido gatos, sobre todo negros. Las brujas, al igual que los gatos, estaban muy en contacto con la naturaleza y se dedicaban a la curación, preparando hierbas para los remedios. Se creía que los gatos eran "familiares", es decir, espíritus sobrenaturales que ayudaban a brujas y hechiceros, a menudo en forma de animal, quizá un sapo o una rana, pero normalmente un gato. La Iglesia Católica consideraba la brujería una práctica pagana y los gatos, especialmente los negros, eran considerados instrumentos de Satán. Como prueba de ello se citaban sus ojos rasgados verticalmente y su asociación con las brujas. Durante la Edad Media, innumerables gatos, junto con las brujas, fueron quemados en hogueras o arrojados a la muerte desde torres.


Los amantes de los gatos se sienten atraídos por ellos como mascotas por su belleza y gracia, su carácter juguetón y su independencia. Las mujeres que, como yo, sienten un gran interés por el reino de los espíritus, perciben en los gatos un espíritu afín e inefable. Tienen los pies en la tierra y son uno con la naturaleza, pero, por otro lado, a menudo parecen estar en otro mundo, como si estuvieran en comunión con reinos invisibles. Los gatos, como las brujas, parecen encarnar el equilibrio perfecto entre las cualidades femeninas y masculinas, ya que son terrenales, intuitivos y cariñosos, pero también guerreros, ingeniosos y ferozmente autónomos.


En su libro "Discover Atlantis", Diana Cooper afirma que los gatos son "seres iluminados e independientes". Son la única especie que llegó a la Tierra tan evolucionada que no tenía nada que aprender de los humanos y, por tanto, ¡no nos necesitaba! Según ella, proceden de "la gran constelación espiritual de Orión". Durante la Atlántida, los gatos iban a todos los hogares "para ayudar a mantener una energía pura". Dice que como su capacidad psíquica era tan alta, se utilizaban en rituales y ceremonias y que "los curanderos siempre tenían un gato para aumentar su poder". Hoy en día, dice, los gatos siguen vigilando a sus familias humanas y protegiéndolas de las entidades.


Los gatos tienen mucho cuarzo en la glándula pineal que, al igual que el cristal de cuarzo, ayuda a absorber y transmutar la energía. Si un gato empieza a tumbarse insistentemente sobre una parte de nuestro cuerpo es señal de que esa parte del cuerpo está enferma o a punto de enfermar. El gato ya ha percibido mala energía en esa zona, a menudo antes de que se haya manifestado físicamente.


Los científicos que han estudiado la interacción entre gatos y humanos creen que el llanto agudo de los gatos, y especialmente de los gatitos, imita el llanto de angustia de los bebés humanos. Somos sensibles por naturaleza al llanto de un bebé, por lo que los gatos, al igual que los bebés, provocan en nosotros una respuesta de cariño y afecto. Los científicos han estudiado el ronroneo de los gatos para comprender esta característica única. Los gatos ronronean cuando están contentos, cuando se relajan o cuando su amigo humano les acaricia. Las madres felinas ronronean a menudo mientras crían a sus gatitos, lo que debe de ser un sonido tranquilizador para sus bebés. Los gatos ronronean entre 20 y 40 hercios, lo que favorece la curación de tejidos blandos y huesos. Una hipótesis sobre el propósito del ronroneo es que las vibraciones de esta actividad son curativas y rejuvenecedoras físicamente para el gato. También se ha descubierto que es curativo para los humanos, ya que los ronroneos a una frecuencia de 25-100 Hz corresponden a frecuencias curativas en el rango terapéutico para los humanos. Según los investigadores, los huesos responden a 25-50 Hz y la piel y los tejidos blandos a unos 100 Hz.


Las personas que aman a los gatos sienten que su compañía tiene un efecto calmante y que acariciar a un gato calma los nervios y reduce el estrés. Esto se confirma científicamente al demostrar que acariciar a un gato y oírle ronronear reduce la tensión arterial y los niveles de estrés. Un estudio del Centro de Investigación de Accidentes Cerebrovasculares de la Universidad de Minnesota, que siguió a 4.430 personas durante una década, descubrió que tener un gato reducía el riesgo de infarto en un 40% y el de sufrir un ictus en un 30%. El ronroneo de los gatos también disminuye los síntomas de la disnea, también conocida como respiración difícil o dificultosa.


A la luz de todo lo anterior, quizá debamos reconsiderar nuestra visión de los gatos. Estas hermosas y místicas criaturas tienen capacidades psíquicas y curativas innatas. No sólo son unos compañeros maravillosamente afectuosos, sino que también tienen la misión divina de protegernos y curarnos. Quizá debamos emular a los antiguos egipcios y volver a conceder a los gatos el estatus que tenían entonces.







12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page