El ego espiritual y la mente pensante

Tu alma lo sabe

Pero a veces, quizás más a menudo de lo que nos gusta admitir, nos metemos en nuestro propio camino. Sobre intelectualizamos y negamos nuestra sabiduría intuitiva.


En los Yoga Sutras, Patanjali nos advierte que "uno de los mayores obstáculos para el conocimiento es el conocimiento mismo".


¿Qué significa esto?


En la breve enseñanza en video de hoy, el maestro de la Academia Hanuman, Anand Mehrotra, comparte los tres niveles de conocimiento yóguicos y por qué el primer nivel, el conocimiento en el nivel conceptual, es el gran obstáculo del que Patanjali nos advierte.


Anand enseña que cuando el conocimiento se mantiene ÚNICAMENTE en el nivel de la mente y no ha alcanzado el segundo nivel (el corazón) o el tercer nivel (el alma), quedamos atrapados en la mente pensante, sin incorporar realmente la sabiduría.


Este es el reino del ego espiritual y puede ser muy dañino para nosotros y los demás.


(Esta fue una gran epifanía para mí).


Mi mente me ha hecho girar en agotadoras desvíos una y otra vez, y es tan fácil quedarme atrapado en este giro mental ...


... debatir planes de viaje en medio de una pandemia ... tratar de decidir si educar a los niños en casa o no ... convencerse de que está bien permanecer en una relación tóxica ...


¿Te identificas?


La verdadera evolución ocurre cuando encarnamos el conocimiento en el nivel profundo del alma.


En esta etapa del desarrollo espiritual, entendemos intelectualmente que la vanidad, el orgullo y el egocentrismo son trampas mortales para el alma, pero aún no hemos completado suficientes lecciones espirituales para evitar caer en ellas.


Aquí radica la pendiente resbaladiza: cuanto más aprendemos teóricamente sobre la espiritualidad sin aplicarla a nuestra vida cotidiana, más probabilidades tenemos de volvernos egocéntricos en nuestras creencias espirituales. Como un lobo con piel de oveja, el ego espiritual puede esconderse detrás del juicio, el dogma religioso o un falso sentido de superioridad moral sobre los demás. Esto es dañino, ya que nos priva del ímpetu para hacer el trabajo espiritual más profundo que necesitamos para crecer y sanar.


A continuación se muestran algunas de las trampas del ego espiritual más comunes. Siga leyendo para ver si alguno de ellos se aplica a usted:


1.- Espiritualidad sobreintelectualizadora. Aunque la energía mental es útil al memorizar citas inspiradoras y textos sagrados, confiar en la comprensión del intelecto de los conceptos espirituales esotéricos puede bloquear experiencias más profundas de su verdad. La esencia de la verdadera fe y devoción está más allá del alcance de la lógica del ego. Hay una diferencia entre conocer el camino y recorrer el camino.


2.- Tener creencias dogmáticas. El pensamiento fundamentalista en blanco y negro es una de las formas en que el ego llega a "tener razón" y deja de crecer espiritualmente. Si se encuentra inmerso en debates espirituales con otros, o si necesita que alguien más "capte" la verdad sobre su religión o creencias espirituales, probablemente sea su ego, no su espíritu, quien esté hablando. Como dice Lao Tse, “El que sabe no habla. El que habla no sabe."


3.- Juzgar a las personas que están menos “avanzadas espiritualmente” que tú. ¿Cree que algunas personas son “salvas” y “elegidas” y otras no? ¿Miras con desprecio a otros que son más nuevos en su camino espiritual? Desde Jesús hasta Buda, todos los verdaderos santos comparten un rasgo común: profunda humildad en la sumisión a Dios. Si sus creencias espirituales le hacen juzgar o menospreciar a otros que considera menos “espirituales”, es posible que esté ocultando un sentido más profundo de incertidumbre acerca de su propia fe que merece atención y resolución.


4.- Llevando una máscara de excesiva positividad. Si te oyes usar la palabra "épico" o "asombroso" para describir tus experiencias cotidianas, incluso cuando están lejos de ser estelares, es posible que te preocupe más lo que los demás piensen de ti que lo que realmente estás sintiendo. Eso es vanidad. Incluso las personas más espirituales tienen días malos, y tener el valor suficiente para ser honesto con tus emociones es un ingrediente clave para la liberación del alma.


5.- Tener un "complejo de Mesías". ¿Crees que depende de ti salvar al mundo oa otros de las malas experiencias? Si es así, es posible que tenga un complejo de Mesías, una de las formas más perniciosas de arrogancia espiritual. Aunque es importante estar al servicio de los demás, como seres humanos no somos omniscientes, omnipresentes ni omnipotentes: solo Dios lo es. Cuando nos rendimos a la voluntad de un poder superior en nuestras vidas, se vuelve más fácil aceptar que siempre hay un plan maestro que se desarrolla más allá de nuestro control y comprensión.

Si bien es fácil caer en cualquiera de estas trampas del ego, la humildad, la compasión y la paciencia te ayudarán a salir y continuar adelante con tu educación espiritual. Si bien el viaje del alma puede parecer largo y arduo a veces, el destino de la liberación espiritual está finalmente asegurado para todos los que permanecen en el camino.


Mira este video (en inglés) de 2 minutos con Anand para ir más allá de tus pensamientos y entrar en la sabiduría de tu alma:



4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo