top of page

Crear una red humana de luz

Imagina... "Imagina. Antes de nacer sólo eras una pequeña chispa de luz conectada a la fuerza creativa del universo. Mirabas a esta gran Tierra. Qué hermoso planeta lleno de maravillosas formas de vida. Empezaste a reflexionar sobre las posibilidades de la vida en la Tierra. Lector, ¿recuerdas la preciosidad de la vida y que toda vida fue creada para experimentar el amor, la luz, la alegría, la armonía, la paz, la igualdad y la abundancia para todos? Si puedes sentir esto en tus huesos, entonces sabes que es verdad. Si no puedes, no desesperes, porque yo te ayudaré a recordarlo. Somos una comunidad de personas que podemos reunir nuestra luz espiritual y nuestras energías para recordar y crear una vida maravillosa para todos los seres vivos. Debemos recordar nuestra visión y después centrarnos en ella y mantenerla unidos. Así es como prosperamos juntos en tiempos de cambio". Extracto de Cómo prosperar en tiempos de cambio, de Sandra Ingerman (Weiser 2010)



Cuando estaba investigando diferentes enseñanzas espirituales para Medicina para la Tierra descubrí que el principio subyacente de las creencias esotéricas es que toda la vida está hecha de luz. Como seres humanos con ego, a menudo olvidamos nuestra verdadera naturaleza y nos identificamos demasiado con nuestras personalidades y cuerpos. Somos luz en cuerpos.


Los alquimistas no transformaban literalmente el plomo en oro. Más bien transmutaban la conciencia pesada de plomo en conciencia de luz de oro. Jesús en Mateo 5:30-20 nos desafía a no esconder nuestra luz bajo cestas. Cuando los místicos de todo el mundo realizan sus milagros de curación se les ve brillar y volverse luminiscentes. A lo largo de Medicina para la Tierra escribo sobre la importancia del concepto de luz en todas las tradiciones espirituales.


Somos luz y hemos venido aquí para brillar. Pero la mayoría de nosotros hemos olvidado nuestra verdadera naturaleza y por qué vinimos aquí. Fuimos creados de amor y luz y somos amor y luz. Es nuestro derecho de nacimiento brillar en el mundo tanto como podamos.


A muchos de nosotros nos han enseñado desde pequeños a no brillar demasiado. Si brillamos demasiado, nadie nos querrá. Sólo puede haber unas pocas "estrellas" y no eres tú. ¿Te suena familiar?


¿Por qué sólo puede haber unas pocas estrellas aquí en la Tierra? Nunca he oído a nadie decir al mirar las estrellas en el cielo: "Ojalá esa estrella no brillara tanto que eclipsara a las demás". ¿Por qué tenemos esa creencia aquí?


Es hora de que todos hagamos brillar nuestra luz, que reflejará la belleza del cielo nocturno sobre nosotros. Necesitamos volver a encontrar nuestro brillo para poder iluminar los lugares oscuros del mundo.


Cada mes crearemos una red humana de luz. Esto no sólo llevará luz a lugares que la necesitan en este momento, sino que nos sanará y nos ayudará a recordar nuestra verdadera naturaleza, que es luz. También será muy sanador saber que te estás conectando con miles de otras personas que están recordando que somos luz. A medida que compartamos este concepto con otros, nuestra red de luz crecerá, lo que sé que tendrá un impacto en la Tierra y en toda la vida que hay en ella.


En Medicina para la Tierra enseño que intención + armonía + amor + concentración + enfoque + unión + imaginación = transmutación. Esta fórmula nos ayudará a recordar nuestra luz y a dejarla brillar.

Puedes empezar a ponerte en contacto con tu verdadera naturaleza, que es luz, poniendo música relajante y permitiéndote entrar en un lugar tranquilo. Respira profundamente y entra en un lugar centrado donde podrás experimentar un estado de armonía y amor. Permítete ir a tu interior manteniendo la intención de que quieres experimentar la luz que brilla dentro de tu ser. Esto te llevará a un estado de unión con tu creador o con el poder del universo. Mantén tu enfoque y concéntrate en tu intención. Permite que tu imaginación te ayude a sentir y ver tu luz interior. Date permiso para dejar que tu luz brille plenamente a través de ti. Esta luz siempre está ahí y no se puede agotar. La capacidad de compartir tu luz y de llenarte de ella es infinita. Tu luz no puede ser destruida ni arrebatada. No tienes que preocuparte por agotarte, ya que la fuente de esta luz es siempre abundante.


Haz de tu experiencia una experiencia de cuerpo completo. Empieza por dejar que tu luz brille desde el centro de tu ser. Deja que esa luz impregne cada célula de tu cuerpo. Una vez que te sientas lleno de tu propia luz, experimenta tu pulsación conectándote con la red de la vida. Deja que tu luz brille a través de tu cuerpo pulsante. Experimenta tu luz derramándose a través de cada parte de tu cuerpo.

Una vez que hayas tenido la experiencia de tu luz abundante y la hayas dejado brillar a través de ti una vez más usa tu respiración e intención para sacarte del estado en el que te encuentras. Vuelve, abre los ojos, siente tu cuerpo, mueve los dedos de los pies, y sabe que estás listo para conectar con otros que desean brillar para traer energía sanadora al mundo.


Empieza a practicar dejando que tu luz brille a través de ti. A continuación, practica inhalar luz y exhalar luz a lo largo del día.


A medida que entres en contacto con tu propia luz y la hagas brillar en tu vida, cambiarás tu vibración. A medida que reunimos nuestras luces y las compartimos en el mundo, cambiamos la vibración del planeta. Es crucial que te mantengas centrado en tu intención.


Te sugiero que no añadas oraciones ni palabras mientras lo haces. Simplemente brilla y permítete unirte a una red planetaria de luz que llegará a tocar todos los lugares oscuros del mundo.


La primera meditación comenzó en el solsticio de invierno del año 2000 para celebrar el regreso de la luz. Durante esta meditación del solsticio de invierno se ordenó a la gente que encendiera su luz al comenzar el solsticio en el lugar donde vivían. Al hacerlo, la luz crecía y se desplazaba de un país a otro. La luz dio la vuelta al mundo. Pero no nos detuvimos ahí. Continuamos brillando durante el día y la noche. De este modo, empezamos a unir la red de luz en todo el mundo al brillar en el momento del solsticio, pero mantuvimos viva esta red durante todo el día y la noche.


Las meditaciones para crear una red humana de luz continúan con cada luna llena cuando el poder de la luna llena magnificará la luz que enviamos. Cada luna llena sigue trabajando con el brillo de tu luz y visualizando que estás conectado a una red humana global de luz durante todo el día y la noche. Y sigamos así cada luna llena. Imagina la sanación y el cambio de vibración que puede tener lugar en vuestras propias vidas así como en el planeta.


Si trabajas con un grupo durante las celebraciones de luna llena, unid vuestras manos y unid vuestras luces mientras dejáis que vuestro propio brillo salga a la luz. Experimenta la luz de tu grupo enlazándose con grupos de todo el mundo. Experimenta cómo te fundes en una red gigante de luz.

Si estás trabajando solo, una vez más, vete a un lugar tranquilo y deja que tu brillo te atraviese. Experimenta cómo te fundes en una gran red comunitaria de luz que brilla en todo el mundo.

Un amigo me recordó que los niños siempre brillan. Trae a tus hijos a esta práctica contigo.

Recuerda que toda la vida es luz. Tú eres luz, todos somos luz, nos unimos en un gran círculo y red de luz.


En 2010 Kate, que imparte cursos de Medicina para la Tierra en Delaware, escribió una sugerencia. Ella se reúne mensualmente con un grupo local para tejer una red de luz y han trabajado de la siguiente manera:


"En lugar de tejer la red de luz hacia arriba y hacia afuera, tejemos raíces hacia abajo en la tierra. Una vez que todas las raíces se unen con la luz de todos los demás, la luz brota de la tierra y envuelve a todos los seres del planeta".


Utilizando el principio de como es arriba es abajo, como es dentro es fuera, es importante que la comunidad espiritual desarrolle la parte de como es dentro. Porque muchos en la comunidad espiritual tienen tendencia a abandonar el cuerpo durante el trabajo espiritual. Y la fuerza de nuestro trabajo está realmente alimentada por nuestra capacidad de permanecer encarnados como una estrella que brilla desde dentro.


Intentemos enraizar la red de luz en la tierra. Queremos sentir realmente la red de luz dentro y a través de la tierra.



Sandra Ingermann




5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page