top of page

5 maneras de aprovechar la magia de la primavera



Aquí estamos, en medio de otra hermosa primavera.


Algo retumba bajo la tierra, una belleza que espera salir de su capullo, una promesa hecha hace tiempo que está a punto de cumplirse.


Este es un momento oportuno del año para reorganizar la baraja, despojarse de las pieles del pasado y empezar de nuevo.


He aquí 5 prácticas de vida sagradas que se han utilizado a lo largo del tiempo para dar paso a la primavera y florecer en su verde gloria:


1) El arte de desprenderse (de lo innecesario)

Estamos hablando literalmente de cosas físicas. No nos referimos al equipaje mental o emocional, sino al montón de cajas del armario o el garaje que contienen Dios sabe qué cosas que has estado guardando Dios sabe por qué.


Nuestras colecciones de trastos a veces parecen totalmente justificadas e inofensivas, pero te aseguro que ocupan más espacio en nuestra psique y en nuestro campo energético de lo que creemos.


Te invito a que pongas un poco de simbolismo espiritual en estos cartones y plásticos que guardan la memoria, y a que los veas como manifestaciones físicas de bloqueos internos, a la espera de ser disueltos.


Abre esos contenedores y averigua qué necesitas realmente y qué puede ser útil para otra persona. Sé que puede parecer una tarea ingrata, pero te garantizo que empezarás a sentirte más ligero cuando empieces a encontrar un nuevo hogar para esas pertenencias.


2) Limpieza epiritual

Sí, todos conocemos la importancia de la limpieza de primavera, pero ¿qué tal hacerlo con plena presencia, como una práctica meditativa?


En la antigua cultura azteca, el acto de barrer tenía mucho más significado que simplemente limpiar el suelo. Se consideraba un arte sagrado que podía afectar a los resultados futuros en el hogar, en el comercio y en el campo de batalla. Muy bonito, ¿verdad?

Limpiar el frigorífico puede ser una tarea engorrosa o una práctica para purificar y limpiar la energía de la cocina: tú eliges. El significado que le das a tu movimiento lo dicta todo.


3) Reorganice su casa para tener una nueva perspectiva

Probablemente haya oído hablar del antiguo arte chino del Feng shui, que se centra en la creencia de que las fuerzas invisibles o Qi unen el universo y pueden aprovecharse en nuestro beneficio mediante el diseño consciente del espacio.


Se aplicaba y se aplica a la construcción de lugares sagrados como templos, tumbas y palacios, pero también es una poderosa herramienta para tu hogar.


Puede ser tan sencillo como realinear el sofá y la mesa de centro para crear un flujo entre dos puertas, o tan complicado como determinar cómo se orienta el espacio hacia el sol, la luna, las estrellas, las montañas cercanas o las masas de agua.


4) Plantar nuevas semillas

¿Cuándo fue la última vez que plantó una semilla y la cuidó hasta que se convirtió en una planta adulta?


Durante miles de años, la jardinería se ha considerado una práctica espiritual profunda. El acto de cuidar y observar la nueva vida que brota de una simple semilla encierra muchas enseñanzas incalculables para nosotros. Casi todos los herboristas que conozco hablan de los despertares interiores que experimentan regularmente en su trabajo con las plantas.


Para algunos, se trata de una práctica bastante habitual (¡y puntos extra de hierbas para ti!), pero para muchos de nosotros no lo es. Nos engañamos a nosotros mismos creyendo que nuestras vidas son demasiado ajetreadas como para dedicar 10 minutos más al día a cuidar de nuestros amigos verdes.

No hace falta que te mudes al campo para empezar a plantar tus propias semillas. A nuestros frondosos vecinos les gusta la luz y el agua limpia. Aparte de unas cuantas palabras cariñosas al día, eso es todo. Todo lo que necesitas es una superficie plana junto a una ventana para empezar tu propio huerto.


Sí, puedes salir a comprar plantas ya cultivadas, pero te prometo que cultivar las tuyas propias tiene algo de mágico.


5) Despejar el aire

Hay algo primordial dentro de nosotros que conecta un significado profundo con el mar elemental invisible que nos rodea. Muchas culturas nativas consideran que el aire está lleno de fuerza vital y cargado de poder.


Teniendo esto en cuenta, hay multitud de métodos que puedes utilizar para purificar, refrescar y activar el aire de tu casa. Abrir todas las ventanas y puertas durante 20 o 30 minutos es un buen comienzo, pero también se puede mejorar quemando hierbas y resinas, así como difundiendo los aceites esenciales adecuados.


Algunas hierbas/resinas que quemamos en nuestra casa son - Palo Santo, salvia blanca y Copal. Puedes utilizar un cuenco sencillo o comprar un recipiente más ceremonial, como una concha de abulón. A mí me gusta guiar el humo aromático hacia distintas zonas de la habitación con la mano, pero si te apetece utilizar una pluma u otro dispositivo de abanico, las posibilidades son infinitas.


En cuanto a la difusión de aceites esenciales, acabamos de comprar un difusor bastante barato y funciona de maravilla. Sólo tienes que llenar el difusor con agua purificada y echar unas gotas de tus aceites esenciales favoritos (nosotros utilizamos cedro, eucalipto y lavanda). Enciende el difusor y disfruta de los vapores curativos.


Espero que estas 5 prácticas sagradas te sirvan mientras nos acercamos a los meses más cálidos. Cada uno de estos portales a nuestro pasado ancestral encierra su propia sabiduría curativa, esperando a ser abiertos.



Mantén la curiosidad,

Nick Polizzi

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page