3 formas poderosas de curar un trauma


Si busca la palabra "trauma" en el diccionario, una de las primeras definiciones que obtiene es: una experiencia profundamente angustiosa o perturbadora.


Solo estoy haciendo una suposición loca, pero me imagino que has experimentado algo perturbador o angustioso en tu vida. ¿Estoy en lo cierto?


¡Todos tenemos! Somos humanos adultos y es una parte natural de la vida. El problema es que muchos de nosotros hemos experimentado períodos prolongados de trauma emocional o un trauma físico breve pero dañino en nuestro cerebro, y no se abordó o sanó adecuadamente cuando sucedió.


El hecho aterrador es que la mayoría de los que tenemos un trauma ni siquiera lo sabemos.


Seguro que no.


No fue hasta que cumplí los 30 y comencé a notar algunos bloqueos mentales innegables y patrones de pensamiento dolorosos que me di cuenta de que podría haber algo de curación que hacer.


Hay una gran cita del autor, sanador y terapeuta Resmaa Menakem ... dice:


"El trauma descontextualizado en una persona puede parecerse a la personalidad. El trauma descontextualizado en una familia puede parecer rasgos familiares. Y el trauma descontextualizado en un pueblo puede parecerse a la cultura".

En otras palabras, debemos ser conscientes y abordar el trauma en nuestras vidas ... o podría permanecer camuflado y escondido dentro de los tejidos de la sociedad. Tenemos que buscar pistas y examinar las formas en que se manifiesta el trauma.


En mi caso, las primeras pistas de que algo no estaba bien fueron los sutiles disparadores que comencé a experimentar. Escuchar a un amigo masticando pizza en voz alta o una escoba cayendo al suelo fue todo lo que necesité para ver rojo. ¡Pequeñas cosas como esta me enviarían a un colapso! Tendría que disculparme y entrar en otra habitación para refrescarme. Sin embargo, pensé que era más o menos normal, quiero decir, ¿quién quiere escuchar a un masticador ruidoso?


Sin embargo, cuando un ser querido me llevó suavemente a un lado y me dijo que mis reacciones eran exageradas, supe que tenía que investigar qué estaba pasando. Identificar mis factores desencadenantes fue el primer paso para reconocer que mi cerebro estaba dolido. También había otros signos de naturaleza más espiritual, como visiones espirituales y experiencias extracorporales. ¡Pero esa es una historia para otro momento!


Centrémonos en los pasos que puede seguir para recuperarse del trauma.


Si hay algo que he aprendido en mi propio camino hacia la recuperación de una lesión cerebral, es que se trata de un proceso gradual. El viejo adagio es un cliché pero cierto: la curación lleva tiempo.


PERO ... puedes curarte mucho más rápido si asumes la responsabilidad de tu curación, si te conviertes en un participante activo en el proceso de curación.


Esto me recuerda otra cita maravillosa:


"Si sacas lo que está dentro de ti, lo que está dentro de ti te salvará. Si no sacas lo que está dentro de ti, lo que está dentro de ti te destruirá".

Debes querer curarte y debes perseguirlo sin restricciones y con la mente abierta.


Aquí hay 3 cosas que me han ayudado a transformar el trauma en un portal para la sabiduría y la evolución personal. Espero que te ayuden en tu propio viaje de sanación:


1. Medita: soy un meditador dedicado y siempre estoy dispuesto a cantar alabanzas a la meditación a cualquiera que tenga curiosidad por probarla. Sabía que la meditación era increíblemente poderosa incluso antes de que comenzara a someterme a biorretroalimentación por mi lesión cerebral. Pero cuando realmente eres testigo de cómo tu cerebro transforma sus longitudes de onda traumatizadas en longitudes de onda saludables en cuestión de minutos, es una prueba irrefutable del poder de esta antigua práctica.


2. Consuma grasas saludables: los expertos en alimentación están enfatizando la importancia de las grasas saludables para la función cerebral. Dato curioso: ¡la composición del cerebro es más del 70 por ciento de grasa!


La salud del cerebro puede verse mejorada por ciertas grasas, en particular los ácidos grasos omega-3, que ayudan con el aprendizaje y la memoria. El omega-3 se encuentra en pescados como el salmón y las sardinas. Si el pescado no está en su menú, también puede obtener omega-3 de alimentos vegetales nutritivos como la linaza molida, la chía y las nueces, que son muy fáciles de esparcir en ensaladas y batidos. Otro alimento para el cerebro que agrada a la multitud es el cacao, rico en un antioxidante vital para la salud del cerebro. Puede obtener fácilmente su dosis de cacao del chocolate amargo (¿quién diría que curar el cerebro podría ser tan delicioso?)


3. Retroalimentación neurológica: Es una terapia que le permite ver sus ondas cerebrales en tiempo real mientras trabaja con diferentes estados mentales para devolver el equilibrio a su mente. Los estudios han documentado su éxito en la reparación de traumas emocionales y físicos, y los resultados son realmente asombrosos.


¡Ahí tienes! La curación del trauma es absolutamente posible y podemos apoyar y nutrir activamente el cerebro mientras sana participando en las prácticas discutidas anteriormente, que contribuyen a una vida más saludable en general.


Nick Polizzi

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo