top of page

ZIVA Diosa del agua viva, la vida, el amor y la fertilidad

Les presento a esta diosa poco conocida por ser parte más de los pueblos eslavos. Pero no por eso menos importante.


La diosa Živa tiene su origen en la remota antigüedad. El nombre de la diosa puede rastrearse hasta el norte de África. Sin embargo, cuanto más nos remontamos a la prehistoria, más clara aparece, no tanto como diosa, sino como la vida misma. El significado de Živa en las lenguas eslavas es vida o viviente.


Entre las deidades de los polabios eslavos, sobre todo Abodriti o Bodrici (Mecklemburgo), la diosa Živa, o Živena entre los eslovacos, ocupaba un lugar especial. Las fuentes históricas se refieren a ella sobre todo con el nombre de Siwa, y se registran varias veces como Sivve, Shiwa, Sieba, Syeba y Dsiva. Era la diosa de la fertilidad y el amor, la mayor deidad femenina del panteón polabio. Tomaž Linhart, historiador esloveno del siglo XVIII, escribe: Shiva, diosa de la vida; era adorada por los polabios. Los ranioleses han dado este título al planeta Venus.


Živa era sobre todo la diosa del agua. En la conciencia de la gente representaba el concepto de vida, personificado por el agua. Fue su primera "diosa", incluso antes que la madre Tierra, que rige cuando sigue la difusión de la agricultura.


El principal lugar sagrado de la diosa Živa estaba en la ciudad Ratibor (Ratzenburg), al sur de Lubice (más tarde Lübeck). La ciudad está situada en la isla de un gran lago. En la isla brota un potente arroyo que recibe el nombre de Aqua Siwa. Hoy en día hay un balneario en este lugar. Encontramos a la diosa Živa en la mitología de otras naciones de Europa Central, que provienen de los antiguos venecianos. En la tradición de los eslovacos, por ejemplo, aparece con el nombre de Živena.


El cronista Helmold llama a Živa Polabian "diosa", pero al igual que otros cronistas no la describe. Su imagen sólo aparece en la segunda publicación de su crónica en el año 1659. Hay muchos indicios de que la diosa Živa se representaba simbólicamente en la corriente de agua dulce, fuente de toda vida. Su figura, que evidentemente sería imposible de representar en su verdadero simbolismo, refleja más que una figura femenina, - la juventud, la belleza y la ternura, la vida y su renovación.... Todo lo que las posteriores diosas del amor, por ejemplo la Afrodita griega o la Venus romana expresan sólo en cierta medida.


La diosa Živa había desaparecido de la memoria, pero la tradición popular ha conservado su figura y su significado en diversas formas. Hay registros que se refieren especialmente al "agua viva", a veces como foco de culto que indica, ya sea por su nombre o indirectamente, a la diosa de la vida, Živa.


Es probable que el culto a Fata en Oglej (Aquileia), una diosa doncella que predice el futuro y está relacionada con los nacimientos, pueda identificarse con Živa. Al igual que un número de deidades celtas, parece, como se indica en varias inscripciones conservadas, que fue transpuesta al panteón romano de dioses, y se convirtió en Fata, dea barbarica.


No hay constancia directa de la relación de Živa, su versión polabia, con la figura de la belleza y la fertilidad femeninas. Podemos concluir que era una diosa importante por el hecho de que en el año 1157 se construyó una catedral en la colina de Ratibor, donde se encontraba su templo.


Tampoco hay constancia de su culto en Carantania. Sin embargo, el historiador esloveno Linhart escribe: Shiva, diosa de la vida; era adorada por los polabios, los ranioleses han dado este título al planeta Venus. El registro de Linhart es esencial para seguir buscando su presencia en el panteón precristiano de los carantanos.


Existe una fuerte tradición de que el templo que precedió a la iglesia cristiana en la isla de Bled estaba dedicado a Živa. Las excavaciones que los arqueólogos llevaron a cabo en la isla después de la Segunda Guerra Mundial, descubrieron bajo la iglesia restos de cimientos más antiguos. Entre ellos también los cimientos que servían de soporte a una casa cuadrada de madera en la época de la cristianización en el siglo VIII. Junto a ella había un edificio cuadrado con ábside del siglo IX, una indicación de la influencia de Oglej. En ambos edificios, cuyos cimientos fueron descubiertos, se puede ver claramente la transición del "hram" pagano a la iglesia cristiana primitiva. ¿El templo pagano estaba dedicado a la diosa Živa? Los misioneros cristianos tradujeron sistemáticamente el culto a las diosas paganas en el culto a la Madre de Dios. La iglesia del lago Bled está consagrada a la Ascensión de María.


El templo de Živa en la isla de Bled y la cascada del río Savica fueron conmemorados y celebrados en el poema épico Bautismo en Savica del poeta esloveno del siglo XIX France Prešeren.


La diosa del agua viva también se ha conservado en la memoria popular en muchas costumbres en las que el agua desempeña un papel crucial. Las doncellas de los alrededores de Ljutomer hacen ofrendas al agua en Nochevieja. Según otra costumbre, hay que arrojar una manzana roja al manantial antes del amanecer. En su representación en la crónica de Helmold, publicada en 1639 por Heinrich Bangert, Živa sostiene una manzana en sus manos. De ello se puede deducir que también en el folclore de los polabios se conservaba la manzana como símbolo amoroso de la diosa.


La figura de Živa, la antigua diosa del agua, la fecundidad y el amor, no desapareció por completo del folclore esloveno. El cristianismo hizo que el nombre de la diosa pagana cayera en el olvido. Sin embargo, su imagen se ha conservado en los cuentos y mitos sobre la mujer blanca (originalmente bela žena), la lavandera (originalmente perica) o la doncella del dios (originalmente božja deklica), y en las costumbres estacionales centradas en los manantiales y pozos de la tradición popular eslovena.



49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page