top of page

Sobre los maestros espirituales y por qué soltarlos

HABLEMOS DE LOS MAESTROS ESPIRITUALES Y

DE LAS RELACIONES DENTRO DE ESA DINÁMICA.


Aprovecho la oportunidad para explorar un área en la que la dinámica puede tener lugar utilizando los roles exagerados que los arquetipos y los arquetipos humanos juegan en nuestras vidas...

--

Trabajar con los arquetipos puede ser fantástico.


En cierto sentido, actúan como Padres-Dios para nosotros.


En una sociedad que carece casi por completo de verdaderos ancianos que sirvan de mentores a la siguiente generación, los arquetipos pueden ser un maravilloso sustituto.


Nos ayudan a ver en qué queremos convertirnos.


Sostienen el patrón para nosotros, hasta que podamos expandirnos en él.


Es así... tenemos un roce con el arquetipo, y algo de ese arquetipo nos activa. Como si se encendiera. Tienen algo que queremos.


Así que colgamos nuestro oro interior alrededor de sus hombros, y nos sentamos a sus pies hasta que nos hemos expandido lo suficiente como para recuperar nuestro oro interior y entrar en nuestro nuevo y más amplio papel.


Ya sea el atractivo sexual, la sabiduría, la fuerza, la estrategia, la perspicacia comercial, el simbolismo, la videncia, etc.


El arquetipo nos orienta en los patrones que deseamos encarnar.


Al entregarles nuestro oro, comienza a producirse una alquimia entre nosotros. Mezclamos nuestros metales con los suyos.


Los maestros, los guías, los gurús y las celebridades pueden convertirse en arquetipos humanos para nosotros.


Veo que se habla mucho en el campo espiritual sobre gurús y maestros espirituales tóxicos.


Y lo que la gente a menudo no entiende es su propia participación en la dinámica.

No digo que nunca haya maestros depredadores con complejos de falso profeta.


Pero hay una forma en la que al entregar nuestro oro interior a cualquiera de estas "figuras arquetípicas" que trabajan en roles claramente definidos, hemos consentido.


Tenemos que ser conscientes de cuándo y si hemos "proyectado" una imagen divina en ellos.

Aunque, a menudo, nuestro ego nos impide ver que lo hemos hecho.


Aunque queremos crecer, en nuestra sociedad hemos convertido la admiración de los arquetipos humanos en algo vergonzoso.


Creo que puede venir de un dogma que dice que no podemos tener más dios que "éste". Y de las generaciones de vergüenza que se acumulan sobre las personas que admiran al "dios equivocado".


También tengo otras teorías sobre por qué nos avergonzamos de la admiración de los demás.

Debido a esta vergüenza, nuestra psique nos oculta el patrón de admiración de los dioses.

Lo que puede hacer que las cosas pasen de buenas a malas rápidamente.


En esencia, sin entrar en la relación con un maestro o mentor conscientes del hecho de que son a la vez maestros y humanos, los hemos deificado legítimamente.


Si lo hacemos inconscientemente, sin un acuerdo claro. Un acuerdo de que en algún momento recuperaremos nuestro oro, de que seguiremos nuestro propio crecimiento. Estas relaciones pueden volverse fácilmente tóxicas.


Todo trabajo arquetípico debe realizarse con acuerdos claros.
Debe ser breve, durante un periodo acordado. Hasta que hayamos probado la encarnación del arquetipo con el que estamos trabajando.

Después de esa degustación, es el momento de recuperar nuestro oro, y continuar la práctica por nuestra cuenta.


Si no lo hacemos, acabaremos por elevar ese arquetipo humano a un pedestal.


Si ese arquetipo es un humano que hemos endiosado, mataremos al arquetipo cuando se revele su fragilidad, humanidad y falibilidad.


Intentaremos "anularlos" por ser mortales e imperfectos.


Una vez que nos disgusta la humanidad de "nuestro arquetipo personal elegido". Nos asqueamos de todo el patrón.


La razón por la que esto es tan doloroso, y por la que salimos de estas situaciones con tanta rabia no digerida, es porque los arquetipos representan una pureza en los patrones que sostienen, y por transferencia nos asqueamos inconscientemente de nosotros mismos y de todo el trabajo que hicimos en primer lugar para encarnar ese arquetipo. Asesinamos toda la experiencia.


Así que, aunque el trabajo arquetípico es una práctica maravillosa, y muy necesaria en el colectivo para ayudar a la humanidad a aspirar a la grandeza a través de la dinámica que se desarrolla entre el mentor y el estudiante, debemos mantener nuestra humanidad durante todo el proceso. Debemos seguir nuestro propio crecimiento y ser responsables de nuestro propio oro interior.


También debemos mantener siempre la humanidad de nuestros maestros en nuestra conciencia.

Toda esta rabia dirigida a los profesores se debe en realidad a que no hemos asumido la responsabilidad del oro que nos colgamos de sus hombros.


Si no creemos que podemos dar cabida a la humanidad de nuestros profesores, no deberíamos tenerlos.


Entre otras cosas, porque si nos esforzamos por convertirnos algún día en profesores o mentores por derecho propio, fracasaremos.


Porque ningún humano fracasa por ser humano. No hay pureza ni perfección en la humanidad.

Nos preparamos para fracasar desde el principio cuando no podemos mantener la perfección de un dios.


Y sí, a veces los profesores son simplemente tóxicos. También está eso.

También está el hecho de que algunos maestros simplemente no serán un buen partido para nosotros. Aun así, todo esto es válido.


Nuestro trabajo es ser conscientes de la relación, de su alcance, y mantener nuestro propio polo de responsabilidad dentro del trabajo.


Busca a los profesores que eventualmente dejan ir a sus alumnos. O que pidan a sus alumnos que se vayan cuando el patrón se esté cumpliendo.


Por la ausencia de verdaderos mentores. Porque los mentores que tuvimos quizás no lo sostuvieron bien. Para empezar, tenemos muchas heridas en esta relación. Así que es una humilde pieza de responsabilidad interior abrir nuestros ojos y ver la verdad de esto cuando está sucediendo.


Nuestro trabajo es rastrear nuestra propia experiencia. Y tomar decisiones sabias y responsables. Ser conscientes de los lados sombríos de estas relaciones. Abrir bien los ojos.


Una vez que empecemos a ver este patrón en el mundo exagerado de los actores arquetípicos. Empezaremos a ver con qué frecuencia este patrón se reproduce en nuestras vidas y relaciones cotidianas.


Otra área en la que esto es frecuente es el enamoramiento en las relaciones. El "amante" es un arquetipo. También lo es el marido o la mujer.


*El concepto de oro interior y proyección psicológica proviene del analista junguiano Robert A Johnson.



Arte de Gerazon

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page