Sanando la guerra contra lo femenino

Akhilanda: la diosa de Nunca he sido Rota


La batalla para restaurar el principio femenino al amanecer de una nueva era




Estamos viviendo tiempos increíblemente desafiantes que requieren que nos rindamos una y otra vez, a medida que nuestro mundo familiar cambia ante nuestros ojos y bajo nuestros pies. ¿Sientes el imperativo de crecer como nunca antes? La Era de Acuario es el catalizador para que evolucionemos y Venus es la medicina para afrontar esta nueva era con corazón.


Saqué esta tarjeta de la guía del oráculo del divino femenino, que es perfecta para este momento:


"Akhilanda representa la esencia del fénix; es la energía indestructible que abraza el cambio. Ella dice:
Todo pasa por mi liberación. Elijo convertirme sólo en más amor ".

¿A qué y a quién amas tan profundamente que lo arriesgarás todo para protegerlo? Venus brillando a través de los últimos grados de Aries, junto con otros 5 cuerpos celestes, nos está empujando a aclarar lo que representamos. Todos los planetas están directos hasta el 27 de abril, lo que aumenta la sensación de que todos los sistemas funcionan. Sin embargo, es posible que nuestros corazones no se sientan listos para seguir adelante, ya que Venus se encuentra en su fase más profunda e interna del inframundo. Este año su resurrección coincidió con los días santos cristianos, agregando potencia a esta parte de su viaje.


“En el inframundo, no hay sentido del tiempo. El tiempo es infinito y no puedes apresurar tu estadía ". ~ Maureen Murdoch

La concentración de planetas en Piscis el mes pasado junto con la invisibilidad de Venus en el cielo nos invitó hasta las profundidades de nuestros reinos inconscientes, pidiéndonos que despertemos a nuestros anhelos más profundos de una nueva visión. La iniciación del inframundo implica estar dispuestos a sentir nuestro dolor más profundo y decirnos a nosotros mismos la cruda verdad. No podemos apresurarnos o controlar cuándo amanecerá el renacimiento.


Venus representa el principio femenino y nuestra capacidad para relacionarnos, comenzando por nosotros mismos. Para hacer esto, debemos confrontar cuán disociados nos hemos vuelto de nuestros cuerpos, nuestros sentimientos, la guía de nuestro corazón, que siempre nos empuja hacia nuestro próximo paso en el viaje de nuestra heroína. ¿Podemos recibir nuestra propia sabiduría? Si no sentimos, no estamos recibiendo nuestra verdad más profunda. La guerra contra lo femenino se desata cuando negamos nuestra vida interior, nuestras necesidades corporales, nuestras heridas.


El inframundo destroza nuestros corazones y nos muestra dónde nos habíamos congelado. El lado positivo de esta experiencia es que descubrimos nuestra capacidad. Y nuestra resiliencia. Nuestras mentes nos dicen que no podemos soportar el calor de este tipo de pérdida, pero lo hacemos. Y cuando estemos listos, volvemos a florecer.


Se nos pide que seamos completamente humanos a través del descubrimiento de nuestro yo más profundo y auténtico, una y otra vez. Venus en el inframundo nos invita a morir a quienes éramos y convertirnos más en quienes somos. El ciclo de 19 meses de Venus es un espejo del viaje de la heroína. Nos sumergimos en el inframundo durante 3 meses y tenemos la oportunidad de ser radicalmente honestos sobre lo que ya no es cierto para nosotros. Este tiempo de reconocimiento, ardor, sentimiento, reflexión y dolor abre el camino para nuestro renacimiento.


Glennon Doyle escribe en su libro Untamed: "Estar vivo es estar en un estado perpetuo de revolución. El dolor es el combustible de la revolución. La vida es alquimia y las emociones son el fuego que me convierte en oro. si me resisto a extinguirme un millón de veces al día. Si puedo sentarme en el fuego de mis propios sentimientos, seguiré convirtiéndome ". Esta es la descripción perfecta de nuestra asignación actual.

Hemos estado agonizando en este reino desde que Venus pasó de Piscis a Aries el 20 de marzo y luego se unió al Sol. Reclamar nuestro poder femenino es estar dispuesto a sentir, a reconectarnos con esta parte de nosotros que es relacional, a ver y ser visto.


En una época de creciente deshumanización de los demás, lo femenino nos está llamando. El grito de batalla es de amor. Venus en Aries, el signo del guerrero gobernado por Marte, está aprendiendo a arder en sus sentimientos para convertirse más en quien es. Cómo ser fuerte y estar conectado con su suavidad.


Marte rige a Aries y se inició él mismo en 2020, aprendiendo del sabio maestro Quirón que el Sagrado Masculino es necesario como Protector de la Vida en este momento. Estamos perdiendo miles de años de vida en la cultura dominante. Hemos visto las energías de la destrucción empujando la vida al borde de la extinción. ¿Podemos dirigir colectivamente esas energías hacia la regeneración ahora?


Pasar tiempo en la naturaleza puede ayudarnos a sentir y mover estas grandes energías que surgen como tormentas perdidas, olas rompientes y terremotos que habíamos olvidado. Como Wilderness Guide, Abby Gilbert escribe, "Yo soy la naturaleza".


La batalla para restaurar lo femenino es permitirnos sentirnos a nosotros mismos, honrarnos a nosotros mismos, hacer espacio para nuestro santo lío. Cuando hacemos esto, sin arremeter contra otro o azotarnos con crueldad, nos sentimos animados.


¿Podemos arder en nuestra rabia sin culpar a otro? ¿Podemos sentir nuestro rechazo y permanecer centrados en el amor? ¿Podemos estar en desacuerdo con otro sin reducirlo? ¿Podemos expresar nuestro deseo de justicia sin encarnar la energía del odio contra el que estamos luchando?


Bendiciones desde lo profundo,


Sasha Benedetti


Obra de arte de Lisbeth Cheever-Gessaman de la guía The Divine Oracle de Meggan Watterson



38 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo