REDEFINIR NUESTRO CICLO MENSTRUAL Y EL SÍNDROME PREMENSTRUAL

Los hombres derraman sangre en el campo de batalla para destruir la vida. Las mujeres sangran mensualmente para crear vida. La guerra se celebra, la menstruación se denigra. ¿Por qué se han transpuesto tanto estas dos cosas y por qué la denigración de la mujer es tan profusa?


¿Por qué la mención de la menstruación de una mujer provoca miedo y malestar? La menstruación, que he redefinido y rebautizado como El Ciclo Sagrado, es un proceso natural, normal y saludable.


La medicina china enseña que la fuerza vital del cuerpo está contenida en la semilla. Para los hombres, la semilla es el esperma, que se pierde con la eyaculación, y para las mujeres nuestra semilla es el óvulo, que se encuentra en los ovarios y se pierde con el ciclo mensual. La eyaculación se celebra abiertamente. Sin embargo, la menstruación sigue considerándose una maldición y un inconveniente.



Ya es hora de que reivindiquemos nuestro ciclo menstrual y celebremos nuestra vida como mujeres. La sangre es un fluido sagrado, sin el cual ninguna de nosotras existiría. La sangre menstrual es la sangre de la vida. Es lo que nos nutrió, en el vientre materno a través de la placenta (por eso no tenemos menstruación durante el embarazo) Es nuestro primer aliento, nuestro primer sabor, nuestra primera experiencia. Y uno de los últimos verdaderos tabúes.


¿Cómo es posible degradar de forma tan consistente y constante la belleza y magnificencia que somos como mujeres?

Nuestro ciclo sagrado es una mitad de nuestra creatividad biológica como mujeres. En el embarazo alimenta y sostiene la vida del otro. En la menstruación, alimenta la vida creativa y el alma de la mujer. Es una experiencia que sólo le pertenece a ella.


El ciclo sagrado es rico en sabiduría y poder. Nuestra sociedad lo mira con desdén y es tristemente rechazado por las mujeres, depositarias de este tesoro. Debemos cambiar esta percepción.


He rebautizado nuestro ciclo menstrual como El Ciclo Sagrado, porque es sagrado. Es un ciclo dentro del profundo y rico ciclo vital de las mujeres. Nos conduce ritual y cíclicamente a nosotras mismas y a nuestras verdades, verdades que a menudo reprimimos durante todo el mes. Pero entonces nos golpea el suero de la verdad en su forma más potente, el síndrome premenstrual, que he redefinido y rebautizado como Visión Mensual Poderosa.


La semana (aproximadamente) antes de empezar a sangrar es cuando y cómo nos aclaramos con nosotros mismos, con nuestra vida y con nuestras relaciones con los demás, si sabemos utilizarla como herramienta. Es, en mi opinión, el recurso más desaprovechado que tenemos las mujeres, debido a las actitudes negativas en torno a nuestro ciclo que han creado en nosotras los medios de comunicación, los mitos menstruales y la comunidad médica occidental.


Nos han convencido de que TODO lo que experimentamos a través de nuestra biología como mujeres necesita ser gestionado médicamente a través de hormonas, cirugía y medicamentos. Lo peor es que hemos suscrito el mito. La profesión médica y los medios de comunicación nos han inculcado que somos defectuosas como mujeres POR NUESTRA biología; que ser mujer implica gran angustia y sufrimiento porque menstruamos, damos a luz y tenemos la menopausia.


De hecho, existe toda una rama de la medicina en torno a estos tres acontecimientos de nuestra vida, conocida como obstetricia y ginecología. Sin embargo, esta tríada, formada por la menstruación, el embarazo y la menopausia, proporciona la puerta de entrada a nuestras experiencias más mágicas y empoderadoras, todo ello a través del vehículo de nuestros cuerpos.


Hemos sido programadas negativamente a través de los mensajes que recibimos constantemente a través de los medios de comunicación, la publicidad, los médicos y el mundo en general. Nuestra percepción sobre nosotras mismas como mujeres determina lo que realmente experimentamos. Si cambiamos nuestra percepción sobre lo que experimentamos, podemos cambiar la experiencia real.


Por ejemplo, veamos un "síntoma" común del síndrome premenstrual dominante, la irritabilidad, que supuestamente explica una de las razones por las que nos convertimos en locas "perras" en esta época. Durante la semana (más o menos) que precede a nuestro Ciclo Sagrado, todos nuestros sentidos se agudizan: la vista, el tacto, el gusto, el olfato y el oído, algunos con más intensidad que otros.


No sé tú, pero yo creo que tener todos mis sentidos más vivos y más despiertos es una bendición, un regalo. Pero estar en un estado elevado mientras se está en un entorno irritante agrava a cualquiera. Elijo referirme a este "síntoma" como un regalo llamándolo sensibilidad aumentada en lugar de irritabilidad, y no como un síntoma (que es un término que suele relacionarse con la enfermedad o el desequilibrio en el cuerpo). Al hacerlo, se produce un cambio de percepción que, por definición, da lugar a una experiencia diferente. Podría seguir con la lista de "síntomas", pero mi espacio es limitado en este artículo. En mis talleres, los cubrimos todos y aprendemos a verlos de forma diferente.


Así que, siguiendo con el modelo de irritabilidad vs. sensibilidad aumentada, ¿cómo podemos respetar y utilizar lo que tenemos a nuestra disposición durante este sabio tiempo de Potenciación de la Vista Mensual? Creamos, para empezar, el ritual de reclusión. "La tienda roja" fue un libro muy popular, y quienes lo hayan leído están familiarizados con el concepto. Para quienes no lo hayan hecho, las mujeres solían recluirse durante sus ciclos menstruales.


Debido a la ausencia de luz artificial (la luz afecta a la glándula pituitaria, que desencadena la producción de hormonas), la mayoría de las mujeres menstruaban juntas en virtud de algo conocido como entrainment, o sincronización con la luna (luz). En contra de la mayoría de los tabúes religiosos y culturales negativos en torno al "destierro" de las mujeres, los relatos históricos y antropológicos informan de que en algunos casos era un momento de celebración y descanso comunitario para las mujeres.


Piénsalo, ser "desterrada" significaba un tiempo lejos de los maridos, de las insinuaciones sexuales no deseadas, de los niños y de las tareas. ¡A mí me parecen unas vacaciones! El destierro de las mujeres era también un reconocimiento del poder "peligroso" que tenían las mujeres que sangraban, y era un método para prevenir accidentes y desastres naturales de todo tipo. (La historia de los tabúes menstruales es fascinante, pero es un tema para otro artículo). Las mujeres sangraban juntas en sincronía, se nutrían mutuamente, compartían y descansaban. Era un momento de renovación espiritual y de limpieza física.


Soy una firme defensora de revivir esta práctica adaptándola a nuestras vidas individuales y modernas. Dedicarnos tiempo a nosotras mismas suele ser lo último que hacemos la mayoría de las mujeres. No hay momento más importante durante el ciclo continuo de nuestras vidas para hacerlo que en esa poderosa ventana de la vista mensual y durante nuestro ciclo sagrado.


Suena bien, pero tienes que trabajar, no puedes permitirte el lujo de tomarte un tiempo libre, eres una madre soltera, y una lista interminable de razones por las que eso no es posible; ¿verdad? Donde hay voluntad, hay un camino, y cuando hay un profundo compromiso con uno mismo, se encuentra ese camino. Estos rituales no tienen por qué ser elaborados ni caros, pero deben centrarse en la intención de dedicarte tiempo a ti, y eso variará de una mujer a otra.


Las madres solteras, que suelen tener menos tiempo, pueden hacer algo tan sencillo como tomar un baño ritual, con aceites y aromaterapia, sales minerales, etc., mientras leen un libro que han estado deseando leer. Esto puede hacerse después de que los niños se vayan a la cama. Es sencillo, y te sorprendería lo eficaz que es para ayudarte a conectar contigo, además de tomarte el tiempo para nutrirte. Para algunas mujeres es un paseo por la playa, una excursión, lo que sea. Pero deberías hacerlo mensualmente en esta época. Hazlo una prioridad, ponlo en tu lista de tareas, pero invócalo para ti.


Los que estén dispuestos a ser audaces para tomarse este tiempo pueden optar por tomarse un día de enfermedad al mes en el trabajo. Si son días pagados, o días de vacaciones, ¡adelante! Y a quién le importa si su jefe nota su ausencia cada mes. No puedo enfatizar lo suficiente que si no programas el tiempo y lo planificas, no sucederá. Crear un bonito ritual para tu ciclo y en torno a él enriquecerá tu vida enormemente.


Llevar un diario en este momento me parece particularmente poderoso. Por alguna razón, todas las "soluciones" a los problemas de mi vida llegan en los días previos a la hemorragia. He aprendido a buscar las respuestas. La visión y la claridad que surgen en este momento del mes no dejan de sorprenderme. Si ves este momento como un recurso y un tiempo sabio y creas el espacio para recibir la sabiduría, las bendiciones y los regalos son infinitos y crecerás para valorar, esperar y abrazar este hermoso aspecto de nuestra feminidad.


Tampoco puedo enfatizar lo suficiente que este es un momento del mes para escuchar (tu voz interior) y sentir (tus sentimientos honestos sobre tu vida y todas sus partes). Creo firmemente que las razones principales por las que no experimento "síntomas" físicos del SPM son la dieta y el hecho de que me controlo regularmente y EXPRESO, EXPRESO, EXPRESO mis sentimientos de forma clara y habitual. El énfasis está en la costumbre.


Expresar, decir nuestras verdades es como usar un músculo: cuanto más lo usas, más fuerte se vuelve. Para las mujeres, la expresión verbal es la vía más frecuente de represión. La contención de estas formas de expresión se traduce en explosiones premenstruales. Ese dique o fachada conocido como "mi vida está bien" se derrumba en este momento, y esas aguas de nuestras emociones inundan nuestras vidas.


Si somos consistentes y diarios con nosotros mismos y con nuestros sentimientos sobre todo lo que experimentamos, entonces esa inundación no ocurre premenstrualmente. Entonces somos más capaces de enfocar nuestra energía en recibir respuestas, guía intuitiva, creatividad elevada y magia pura en este momento.


El síndrome premenstrual ordinario es cuando tu cuerpo estalla contra ti, tratando de llamar tu atención, implorando que hagas cambios, para que puedas sentirte tú, sin el relleno ilusorio que te impide actuar. Las gafas de color de rosa se quitan a la fuerza en este momento y todas tus relaciones, tu trabajo, tu falta de compromiso contigo mismo se presentan ante ti crudas y sin censura, sin la pelusa.


Debido a que culturalmente no se nos ha educado para sentir o expresar la ira, ésta se encuentra en la base del volcán de nuestras emociones, y cuando entra en erupción, es más de lo que podemos manejar cómodamente o de lo que creemos que los demás pueden manejar cómodamente, por lo que tratamos de mantener la tapa. El síndrome premenstrual es la represión de la expresión, volcada hacia el interior del cuerpo, lo que provoca dolores de cabeza, hinchazón, depresión, calambres, etc. Por supuesto, las hormonas contribuyen a ello, pero con una dieta adecuada, ejercicio y una nueva forma de ver el ciclo, se pueden mitigar e incluso eliminar estas experiencias negativas.


Lo que me fascina del síndrome premenstrual es que la medicina occidental sólo se fija en el componente biológico. Casi no hay investigaciones sobre las experiencias emocionales o espirituales relacionadas con nuestros ciclos. Y toda mujer sabe que éstas existen. La negación de la existencia de estos aspectos contribuye a aumentar nuestras dudas. Pensamos que es sólo que somos "hormonales", en lugar de abrazar todo el proceso y amarnos a nosotras mismas en él. Hay mucho más en lo que experimentamos y podemos experimentar durante nuestros ciclos que lo que se ha documentado hasta ahora. La lente que utiliza la medicina moderna es demasiado miope


Piensa en algún momento de tu vida en el que te hayas sentido feliz y en el que las cosas hayan ido como querías, en el que haya habido un flujo (¡no es un juego de palabras!). Tal vez estabas en una fase creativa o estabas felizmente solo, sin una relación. Si lo piensas bien, probablemente te darás cuenta de que no tuviste un síndrome premenstrual en ese momento, sino que experimentaste oleadas creativas de perspicacia y te sentiste increíblemente empoderada.


En las culturas indígenas, las mujeres son consideradas sabias o chamanes durante su sangrado, y después de la menopausia pueden convertirse en chamanes o curanderas, ya que se considera que conservan su "sangre sabia". En lugar de tener el tiempo sabio premenstrual, se mantienen en ese estado. De hecho, los sofocos deberían verse como subidas de tensión. Eso es lo que realmente son.


También creo que el síndrome premenstrual es un recurso desaprovechado para sanar nuestras relaciones. He creado un taller para hombres que los ilumina sobre mi perspectiva más positiva y habla sobre el SPM como una vista mensual poderosa. Si los mismos temas surgen sobre su relación mensualmente premenstrual, por qué no usarlo como un tiempo para sanar, para hablar y para ser abiertos y hacer cambios.


Si los hombres pueden aprender a respetar nuestros ciclos, también les servirá a ellos. El actual modelo negativo de descartar a las mujeres en sus vidas como locas temporalmente, simplemente crea más distancia y maligniza a las mujeres y la sabiduría inherente a este momento. La poderosa visión mensual es una ventana para el cambio si se reconoce y se utiliza de esta manera.


Debemos enseñar y vivir el honor de las mujeres y de nuestros cuerpos haciéndolo primero nosotros mismos. Si no podemos amarnos, aceptarnos y respetarnos a nosotras mismas, ¿cómo podemos esperar que los demás lo hagan? Debemos reclamar y recordar el poder sagrado de nuestros cuerpos femeninos y la sabiduría impartida a través de nuestros ciclos biológicos.


Simone de Beauvoir dijo: "perder la confianza en el propio cuerpo es perder la confianza en uno mismo". Nosotras, como mujeres, debemos recuperar el control de nuestros cuerpos. Nuestros cuerpos son los hermosos templos de nuestras almas. La capacidad de crear, sostener y alimentar la vida desde estos templos femeninos es nada menos que mágica.


Nuestro poder no está en nuestra capacidad de seducir o ser sexy. No está en ser físicamente "perfectas". Nuestro poder está en ser simplemente quienes somos y abrazar la plenitud de nuestros ciclos vitales como mujeres.


DEBEMOS cuestionar los modelos de conducta actuales y rebelarnos contra las imágenes de los medios de comunicación en todas sus formas, ya que nos esforzamos por crear imágenes de mujer que estén hechas por mujeres. Es hora de definirnos a través de nuestros propios ojos y de honrar lo que vemos mirándonos. ¿No es hora de celebrar, en lugar de denigrar, nuestra vida como mujeres?


Somos exquisitas.


Gina Cloud

https://www.ginacloud.com/blog-items-3/redefining-our-menstrual-cycle-and-pms

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo