top of page

¿Por qué demonizamos a la mujer que envejece?

Para entender la respuesta a esta pregunta tenemos que retroceder en el tiempo.


Antes vivíamos en culturas matriarcales. Las mujeres eran muy respetadas y ocupaban muchos cargos en la sociedad: no había división entre hombres y mujeres.


Entonces, hace unos 5.000 años, tribus patriarcales de Eurasia empezaron a invadir Europa del Este desde las montañas del Cáucaso. Esto supuso la primera oleada de cambios en la sociedad europea. Las sociedades que adoraban a la Diosa de la Luna se vieron obligadas a empezar a adorar al Dios Sol en su lugar.


La sociedad patriarcal es una expresión de lo masculino inmaduro. Esta nueva sociedad se sintió amenazada por el poder que tenían las mujeres y empezó a demonizarlas. Las mujeres fueron despojadas de sus funciones y los únicos papeles aceptables pasaron a ser los de "esposa" y "madre". Las ancianas de las comunidades, junto con las curanderas, videntes, oráculos, parteras y curanderas, empezaron a ser temidas y se difundieron muchas falsedades sobre ellas. Los más ancianos y sabios eran los más condenados.


La relación con la edad es importante. Las mujeres (y por supuesto los hombres) eran muy apreciadas en su vejez por su sabiduría. Esta sabiduría se había acumulado durante toda una vida y no se debía únicamente a la edad. Estaba entretejida en el tejido de la sociedad. Las mujeres pasaban por ritos de iniciación en diferentes momentos de su vida. Cada etapa iba acompañada de un corpus de enseñanzas, y también había diferentes ritos de iniciación según el camino de la medicina al que estuvieras llamada. Así que los ancianos estaban impregnados de conocimiento y sabiduría. Toda la sociedad sabía que se beneficiaban de esta sabiduría acumulada, por lo que se les respetaba profundamente.


Este cambio de una sociedad matriarcal a una patriarcal se produjo lentamente y aumentó en intensidad con el auge de la Iglesia Católica y otras religiones. Su narrativa redujo a las mujeres a papeles menores en la sociedad, a estar subordinadas. Vemos que la demonización de las mujeres hábiles y poderosas alcanzó su punto álgido con la quema de las brujas. Muchas mujeres fueron torturadas y condenadas a una muerte espantosa por ser poderosas curanderas.


Hoy vivimos con el legado de ese pasado. Nos dejamos llevar por el pensamiento de grupo cuando apoyamos, defendemos y demonizamos el envejecimiento como una experiencia negativa. La mayoría de nosotros ya no tenemos acceso a nuestras prácticas culturales, que nos infundirían un profundo respeto por el proceso de envejecimiento.


Más bien lo tememos y comprendemos que en nuestra sociedad somos menos visibles cuanto más envejecemos. Una sociedad patriarcal invierte la juventud y la belleza física. No tiene en cuenta los múltiples matices de la belleza de la mujer que envejece. No reconoce que cada etapa es bella y tiene sus propios dones que compartir.


Para mí no sería ni un día más joven. Veo mis "líneas de la risa" y estoy agradecida por ellas. Contienen mi historia, mi alegría y mi dolor. Tengo dos canas y estoy encantada con ellas: ¿quizás sea el comienzo de los primeros signos de mi experiencia vital, que se manifiestan como algunos mechones de sabiduría?


Cuando aceptamos todo lo que somos y lo que eso significa, podemos celebrar las hermosas etapas que vivimos. No verlas como una maldición, sino como una nueva y hermosa etapa que descubrir y aprender sobre nosotros mismos.


Creo que la edad también es sabiduría.


¿Cuál es tu relación con el proceso de envejecimiento?



Georgie Moon




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page