top of page

¿Por qué algunos cristales me atraen más que otros?

¿Alguna vez te has sentido misteriosamente atraído por un determinado cristal o piedra? Es MUY probable que el cristal por el que te sientes atraído represente una energía que necesitas en tu vida en este momento.


Hay una cita maravillosa del poeta y erudito persa Rumi que dice: "Lo que buscas, te está buscando".

En mi experiencia de trabajo con personas y cristales, he observado que esto es cierto una y otra vez.


¿Has estado alguna vez en una tienda metafísica o de cristales y te has sentido atraído por una determinada piedra preciosa? En muchos casos, cuando sientes atracción o afinidad por un determinado cristal curativo, puede deberse a que el cristal tiene propiedades energéticas que necesitas en tu vida en este momento.


Si te atrae un cristal, es probable que lo necesites. Escucha tu intuición y trabaja con él para elevar tu vibración.

Cuando hay algo en tu vida que sientes que te falta o algo que realmente necesita tu enfoque y atención, entonces a menudo hay una piedra especial que te atrae... casi llamándote, para apoyarte en este trabajo. Si buscas sanar o equilibrar algún aspecto de tu vida, a menudo aparecerá un útil compañero cristalino en el momento justo, mostrándote el camino hacia la transformación y la plenitud. Estos cristales suelen llegar a tu vida para ayudarte a crear cambios rápidos en tu bienestar.


La vibración de los cristales curativos

Todos los cristales curativos vibran a determinadas frecuencias. La frecuencia de la vibración de un cristal depende de varios factores, como su color, su estructura cristalina, su opacidad y su forma. Estos factores se combinan para dar a cada cristal su propio patrón energético o vibración.


Por qué se producen las atracciones cristalinas

La física newtoniana y la cuántica ofrecen posibles explicaciones de por qué se producen las atracciones cristalinas.


Todo es energía

Al igual que los cristales curativos tienen una frecuencia vibratoria, todo lo demás también la tiene. Según los físicos cuánticos, todo, en su forma más básica, está hecho de pequeñas hebras de energía vibrante. Esto incluye a los seres vivos, los objetos inanimados, los pensamientos, los sonidos e incluso el espacio aparentemente vacío. Así que, aunque la materia parezca bastante sólida, en realidad está hecha de hebras de energía vibrante unidas por campos para dar la ilusión de masa. Por lo tanto, todo vibra, incluso tú y los cristales que encuentres.


La energía se sincroniza

En el siglo XVII, el científico holandés Christian Huygens descubrió que cuando colocaba dos relojes de péndulo en la pared uno cerca del otro, aunque al principio los péndulos oscilaban a ritmos diferentes, pronto entraban en fase y se movían de forma sincronizada. Esto le llevó a descubrir la inducción, un principio que demuestra que cuando dos cuerpos oscilantes están cerca y vibran a frecuencias diferentes, la vibración de cada uno afecta al otro hasta que los dos se mueven al mismo ritmo. Este principio se aplica a cualquier cuerpo oscilante. Puesto que tanto los humanos como los cristales vibran, cuando se colocan uno cerca del otro, entran en fase y vibran al mismo ritmo.


Llamada a tu vibración

Cuando te sientes atraído por un cristal determinado, es porque alguna parte de tu sistema energético reconoce un cristal que vibra a un ritmo que sería beneficioso para ti si entraras en fase con la energía del cristal. Te sientes atraído hacia esa energía porque es un tipo de energía que necesitas para servir a tu mayor y más elevado bien.


Reconocer la atracción

¿Cómo sabes si te sientes atraído por un determinado cristal? Esta atracción puede producirse de diferentes maneras. En una tienda de cristales o metafísica, tómate un momento para cerrar los ojos al entrar y ver si te sientes atraído en alguna dirección o hacia alguna sección de la tienda. Si surge el instinto de ir a alguna parte, muévase en esa dirección y acote la búsqueda observando los siguientes factores.


¿Destaca el cristal?

A veces, un cristal te parece más interesante que otros. Puede que admires su aspecto, te guste su nombre, te encante su color o sientas que quieres ese cristal más que otros a su alrededor. Si tus ojos se sienten atraídos por un determinado cristal o encuentras uno que te gusta y no puedes dejar de pensar en él, lo más probable es que estés reconociendo la vibración beneficiosa de la piedra.


¿Se siente "bien" cuando la sostienes?

Si aún no está seguro, coja el cristal y sosténgalo en la mano receptora, que es la mano no dominante (la izquierda si es diestro o la derecha si es zurdo). Cierra los ojos y siente el cristal en la mano. Observa cómo te sientes en cuerpo, mente y espíritu.


  • ¿Le calma el cristal?

  • ¿Te hace sentir más centrado?

  • ¿Te hace sentir agitado?

  • ¿Vibra en tu mano?

  • ¿Te pica o te incomoda?

  • ¿Notas sensaciones en el cuerpo o un cambio en tu estado de ánimo?

Todas estas cosas le comunicarán si el cristal es el adecuado para usted. Si se siente cómodo y le hace sentir bien, lo más probable es que sea el cristal que necesita. Si te hace sentir incómodo o agitado, prueba con otro cristal.


¿Te llama?

A veces te alejas de un cristal sólo para que vuelva a tu mente. Cuando esto ocurre, es que el cristal te llama, invitándote a que forme parte de tu vida.


Cómo encontrar tus cristales

La forma en que los cristales te llaman es muy individual. Sin embargo, cuando un cristal te atrae, es un mensaje de tu alma de que esa es la energía que necesitas en tu vida. Adopta el cristal, llévatelo a casa, límpialo y deja que su energía se una a la tuya para servir al mayor bien.


Cuando no conectas con un cristal

Por ejemplo, durante los primeros años de mi viaje a través de los cristales, no parecía conectar en absoluto con el Cuarzo Rosa. No es que no me gustara la piedra, simplemente no captaba mi atención y me parecía un poco aburrida. Pero después de que falleciera mi abuela y de que estuviera procesando mucho dolor y echándola mucho de menos, me sentí atraída por el cuarzo rosa como por un imán. Había algo tan relajante y de apoyo en su energía y me conecté con él de una manera muy profunda y significativa. Durante unas semanas no entendí por qué de repente había captado mi atención, pero entonces me di cuenta de lo mucho que echaba de menos a mi abuela -su apoyo, compasión, amor y cuidados- y el Cuarzo Rosa vino en mi ayuda para reconfortarme y calmarme en un momento muy difícil.


A menudo escucho a personas que han tenido estas experiencias y luego se sienten tristes cuando su cristal "no se siente como antes" o sienten que simplemente "no conectan con la piedra de la misma manera".


¿Te suena familiar?

Bueno, en mi experiencia, eso es porque una vez que la piedra ha hecho su trabajo y la energía ya no es necesaria para ti de la misma manera que antes, tu conexión con la piedra (ese sentimiento de ser llamado o atraído por su energía) se siente diferente. Incluso puede parecer que la conexión ya no existe.


Pero no te reocupes. Es algo BUENO.

Sentirse así significa muy probablemente que has transformado y realineado la parte de ti que REALMENTE necesitaba la energía de apoyo que el cristal te estaba ofreciendo. Ahora que has creado el cambio necesario, tu cristal está listo para hacer lo suyo de nuevo o para tomarse un pequeño descanso.


Después de trabajar con el Cuarzo Rosa durante unos meses, me di cuenta de que llegó un momento en el que no me sentía tan llamada a trabajar con él como en el pasado. Todavía estaba muy afligida por la pérdida de mi abuela, pero el Cuarzo Rosa había sido un aliado tan útil que realmente me ayudó a superar algunos de los momentos más difíciles. Me di cuenta de que ya no necesitaba el mismo nivel de apoyo y que estaba bien dejar ir mi conexión con mis compañeros de Cuarzo Rosa. Esto no significaba que mi relación con estas piedras hubiera terminado, porque sabía que siempre podría volver a ellas si volvía a necesitar su apoyo.


Entonces, ¿qué debes hacer con tus piedras una vez que la conexión se desvanece?

Si todavía te sientes conectado a la piedra, aunque no sea tan fuerte como cuando estabas atravesando tu gran transformación, puedes quedártela y guardarla en tu caja de herramientas de sanación con cristales. Pero si quieres compartir esta energía con otra persona, puedes considerar regalar el cristal y dárselo a alguien que lo necesite.


Por lo tanto, si te sientes atraído por un cristal en concreto, ¡ESCUCHA! Es probable que sea por una razón muy buena (y profundamente significativa).


Cuando estás aprendiendo a trabajar con tus piedras y a profundizar tu conexión con los cristales, familiarizarte con las técnicas básicas de la energía cristalina puede ser realmente útil.






9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Nombres de la Luna Llena

Durante el otoño, es posible que hayas escuchado a algunas personas llamar a la luna llena, "Luna de cosecha". Esto se debe a que los granjeros pueden quedarse cosechando bajo la brillante luz de la l

Comments


bottom of page