Lunación en Capricornio

Es un acto de rebeldía mirar nuestra verdad florecer a un ritmo lento y seguro en un sistema que nos exige velocidad e inconsciencia.

La lunación en Capricornio es el mes lunar de los huesos, del contacto con las estructuras, sistemas y espacios que nos sostienen. Es el tiempo para revisar las trabes, y probar el suelo sobre el cual deseamos montar nuestros anhelos.

La Astrología de la Luna Nueva que abre la lunación está cruzada profundamente por el llamado a la Rebelde con causa, a la re-evolución interna. Saturno es el regente de Capricornio y junto con Júpiter y Mercurio desde el 22 de diciembre del 2020 inició el primer movimiento acuariano del año: constricción y repliegue.


Hasta abril del 2021 tendremos un primer movimiento en el despertar a la energía de Acuario que es de repliegue: en solitario buscar nuestra verdad, llamar a la rebeldía interna para conjurar con belleza la gratitud a nuestrxs ancestrxs y la promesa del futuro en la siembra de nuestro presente.


Sin embargo, esta rebeldía no es belicosa, no es soltar fuego por soltarlo o desatar la ira e incendiarlo todo.


Esta rebeldía devela su causa cuando la ignición de la memoria de lo femenino en nosotras -la fuerza de nuestras ancestras rebeldes- se constela con la semilla del futuro al cuidado de la vida en nuestra medicina. Aquí nace la rebeldía sagrada.

¿Qué es lo que tu linaje no pudo "conciliar"? ¿Las mujeres que trabajaron no pudieron cuidar de sus hijxs? ¿Las mujeres que se quedaron en casa no pudieron estudiar o ir al mundo? ¿Lo salvaje y lo hogareño pudieron convivir bajo un mismo techo? ¿Las artes femeninas fueron igual de valoradas que las masculinas?


Todas tenemos un espacio de nuestra vida donde sentimos frustración y enojo, donde no podemos conciliar, donde desatamos pelea y furia. Este es el lugar donde somos llamadas a hacerlo distinto, hacer de la restricción un andamio para cambiar de perspectiva, contactar con esa libertad que no habíamos podido observar porque siempre la colocamos fuera de nosotras, y quizás pausar, ir a ritmo lento, hacer espacio para simplemente ser, aquietarnos y cultivar la contemplación. Todo esto es un acto de rebeldía en un sistema que nos pide velocidad para acumular (cosas, emociones, amistades, colaboraciones, condecoraciones) sin sentido, sin consciencia.


Lo visionario y el arte de la rebeldía que se abren para este año está profundamente enraizados en lo femenino. Venus en Capricornio velando la mañana de esta Astrología nos cuenta que la causa y motivo están en la reconexión con las cualidades femeninas de hacer espacio para que algo nazca, confiar en nuestro cuerpo como brújula, encontrar nuestro ritmo genuino para parir nuestra verdad, y cuidar la rareza de nuestro jardín.


Este 2021 nos llama a integrar paulatinamente:

  • Lo femenino visionario (las han nombrado locas).

  • Lo femenino limitador (las han nombrado neuróticas)

  • Lo femenino poderoso desde lo femenino (las han llamado "ambiciosas")

  • Lo femenino dueño de sí mismo (las han nombrado "brujas")

  • Lo femenino que se autogestiona (las han nombrado "salvajes")

Estos rostros de lo femenino de la fuerza lunar y del vientre creativo son necesarios en la consciencia de lo visible para que lo femenino sea completo.


Nos han enseñado a temerle, a estereotiparlo, a crucificarlo en otras mujeres, a no aceptar esa otra mitad de lo femenino sagrado, a mitificar la noche. Nos enseñaron a fragmentarla para generar confusión cuando la buscamos... ¿te hace sentido?


El 2021 es el tiempo para regresar a la memoria del oceáno del corazón original, ir nadando suavemente al vientre de la Madre Cósmica. Este año Eris, Chariklo, Urania, Medusa nos enseñan que lo femenino de la sombra no es igual a lo femenino vengativo, a mujeres contra mujeres, al contrario, cuando saludablemente y humildemente nos reencontramos con la vivencia genuina de nuestra esencia limitadora, salvaje y autogestiva, lo femenino nutre su poder desde un lugar distinto, y puede defender la vida y lo que es valioso para el equilibrio.


Todas estas luminarias se encuentran en arquetipos de fuego, excepto Chariklo que está a punto de dar el paso en Acuario: a la mujer medicina que se convierte en visionaria. Y desde este lugar en la astrología del 2021 nos piden encender aprendizajes arquetípicos de los tiempos femeninos ancestrales, y al mismo tiempo aprovechar las tecnologías actuales para re-crear una nueva cultura centrada en el corazón y en el ritmo verdadero.


Visión Sagrada:


Imagina que todos tus huesos están frente a ti... ahí también hay cadenas y grilletes rotos y piedras como memorias de tus ancestras. Ahora visualízate cantándoles... a un ritmo dulce y certero, con el tambor vibrando a ritmo continuo como corazón de la Tierra que resuena: los huesos comienzan a levantarse y soplándoles con tu aliento, un viento femenino y visionario comienza a darles forma.


Frente a ti, estás tú... eres más libre que nunca. No tienes que correr más, no tienes que ser exitosa como el sistema lo exige, ya no tienes que hacer y hacer para Ser, ya Eres, puedes conciliar tu labor sagrada y tu vida privada, gozar el camino es tu labor más importante, tus huesos son más blancos que nunca y te sostienen, no necesitas más. Eres mirada y apreciada por la Vida misma.


@La Mujer Lunar

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo