Luna Nueva en Escorpión: honrar lo que muere

Esta lunación en Escorpión y sus primeras dos semanas previas al primer eclipse en Tauro-Escorpión, nos evoca las piras funerarias; esas estructuras de madera sobre las cuales se postraba el cadáver a despedir en la antigüedad. Un fuego purificador que llevaba al otro lado al fallecido y lo fallecido con él.



El fuego purificador se hace consciente con la Luna Nueva de este 4 de noviembre que nos ofrece un resplandor para mirar en verdad lo que está muriendo, pero también, nos dice que esto ya comenzaba a morir hace dos años.


Marte, uno de los regentes de esta lunación, no estaba en Escorpión desde el 20 de noviembre de 2019 cuando Mercurio lo acompañaba a impulsar la labor del ciclo chamánico de Venus en Libra-Escorpión: la depuración del veneno en nuestras relaciones.


Eso que ahora se ofrece al fuego purificador de la pira funeraria del alma, ya había comenzado a quemarse desde entonces. ¿Quién eras en noviembre del 2019? ¿Cómo te preparabas -sin saber- para cruzar la gran pausa 2020? ¿Qué eventos en tu vida llamaban la atención para ser purificados y ordenados con amor? ¿Qué comenzaba su camino de partida?


Esta lunación en Escorpión es una para procesar las muertes simbólicas o verdaderas; para ponerle al cadáver las monedas en los ojos, despedirlo, agradecerle, y encenderle el fuego que nos unirá desde un nuevo lugar, desde una nueva libertad.


Eso que comenzó a desprenderse de nosotras desde noviembre de 2019 resulta tan íntimo, y era una parte muy importante de nuestra identidad, que es posible que para no sentir el hueco de su partida nos sintamos tentadas a retener con tristeza, enojo o mucha confusión.


Sin embargo, la invitación es a elegir honrar lo que muere y a quien muere como una memoria viva en nuestro respiro cotidiano. Honrar cuánto hemos aprendido. Honrar la muerte como un precedente al renacimiento. Mirar esto que muere como composta sagrada para lo que quiere vivir.


No soltamos lo que muere hasta que en nuestro corazón habita la profunda gratitud por lo que nos ha dejado: una nueva forma de vivir, el anhelo de continuar… porque algún día nosotras también estaremos en carne viva sobre esa pira, y también nos desprenderemos al otro mundo.


La astrología de esta Luna Nueva en Escorpión nos dice que la pasión y el sentido de vivir no son alcanzados hasta que no aprendemos a soltar los cadáveres acumulados, eso a lo que nos aferramos pero ya murió.


Las siguientes dos semanas nos conducen a honrar el destino de lo que se despide y de quien se despide de nosotras, a amar separándonos, a dejar de dar nuestro poder personal a cambio de ser miradas y bienvenidas, a sanar a través del desenlace, a transformar a través de elegirnos, a realizar ese cambio radical que nos permite favorecer a la vida que quiere vivir.


¡Que de la muerte brote la vida nueva!


la Mujer Lunar

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo