Luna llena en Tauro y eclipse lunar

Luna llena y un nuevo ciclo de eclipses


La luna llena de noviembre de 2021 se produce el 19 de noviembre en el signo terrenal y sensual de Tauro - y esta lunación también resulta ser un eclipse lunar. Los eclipses en astrología tienden a traer revelaciones repentinas, finales y giros impactantes del destino, así que prepárate para algunos cambios que sacuden los cimientos y que te obligarán a explorar fuera de tus zonas de confort. Recurre a la energía paciente y trabajadora de Tauro para que te ayude a mantenerte con los pies en la tierra y en contacto contigo mismo durante el caos del eclipse.


Esta lunación es especialmente notable, ya que es el primer eclipse que tiene lugar en el eje zodiacal Tauro/Escorpio desde 2014. Tendremos siete eclipses más que tendrán lugar en este eje en los próximos dos años, por lo que esta luna llena marca el inicio de un importante y fatídico ciclo de cambios que se relacionan con nuestros valores, posesiones y vínculos energéticos. Presta atención a los temas que surgen ahora, ya que probablemente los trabajarás durante los próximos dos años.


Previo a la luna llena y al eclipse, la luna ya se encuentra transitando en el arquetipo de Tauro, haciéndonos una invitación a conectar con la belleza y el placer de la vida.


• Redecora tus espacios más íntimos, renueva las cosas que ya no traen belleza a tu vida.

• Asegúrate de que tus actos son puros, sin dobles intenciones ocultas.

• Atrévete a expresarte mediante el arte. Pinta o decora las paredes de tu habitación y casa.

• Disfruta de un tiempo conectada con la naturaleza. Atrévete a admirar hasta la expresión más ínfima de la vida, como regar las plantas.

• No te limites ni te avergüences por sentir. Abraza cada una de tus emociones.

• Vuelve parte de tus días el agradecer por las situaciones, cosas y personas que hay en tu vida.

• Baila a la vida, mueve tu cuerpo con reverencia y alegría hacia la vida.

• Revisa tus finanzas y tu economía.

• Siendo Luna Llena, suelta y deja lo que no sirve más.


Este eclipse es Lunar-Pleyadeano. La Temporada de Eclipses llega el viernes 19 de noviembre con un Eclipse Lunar a 27° de Tauro. Este es el primer eclipse que ocurre a lo largo del eje Tauro-Escorpio desde 2012-2014. El Eclipse Lunar de Tauro está en cuadratura con Júpiter y trino con Plutón.


Un eclipse lunar ilumina el subconsciente oculto que sale a la luz para limpiarse y purgarse. Afectan al yo emocional, a nuestros sentimientos y relaciones más profundas. Un eclipse lunar es una luna llena opuesta al sol que inicia reinicios dramáticos, como el ave fénix que resurge de las cenizas. Es un momento potente para revisar las lecciones de vida que comenzaron para ti hace casi una década, evaluando lo que ya no sirve para tu bien mayor.


Este año el Eclipse Lunar ocurre durante el portal de las Pléyades el 19 de noviembre. El cúmulo estelar de las Pléyades, a menudo llamado las Siete Hermanas, está situado en la constelación de Tauro. Nuestro sistema solar orbita alrededor de Alcyone, una de las siete estrellas de las Pléyades.

Dos veces al año, en mayo y noviembre, se activa una puerta de entrada al sistema estelar pleyadiano, llamada alineación pleyadiana. Cuando nuestro sol transita los 25, 26 y 27 grados galácticos de Tauro o Escorpio, estamos en alineación astronómica con las Pléyades. Es un tiempo poderoso para todas las Semillas Estelares codificadas con la línea de sangre pleyadiana, así como un tiempo de colaboración con nuestra familia galáctica durante la aceleración de Gaia.


Nina Kahn, Meg Benedicté


[Luna llena en Tauro] - Eclipse y cambio nodal


Desde finales del 2019 hemos estado elaborando el tema del hogar, la familia, lo familiar, la comodidad-incómoda. Pero no es hasta ahora, en esta lunación en Escorpión que comenzamos a sentir todo lo que requerimos compostar: ofrecer a la muerte (Escorpión) para dar vida (Tauro).


Para compostar hay que descomponer. Y la próxima luna llena en Tauro con un eclipse coronando nos invita a compostar un pasaje invisible, un camino emocional que hemos transitado. Algo o alguien, una rutina, una experiencia reiterada, patrones no saludables se estaba comiendo nuestra vitalidad. Y no nos dimos cuenta hasta que el estallido surgió. Y debimos poner nuestra alma y corazón a salvo.

En esta lunación en Escorpión y prontas al eclipse del 19 de noviembre vamos sintiendo el deseo de jamás regresar a esos lugares (en todo sentido) donde normalizamos y nos ambientamos en la incomodidad o el dolor. Hemos venido cargando y normalizando formatos negligentes de conducir nuestra energía, hemos acumulado, tolerado demasiado, cerrado los ojos ante situaciones que ya no podían ser más.


Esa vieja vida donde vivíamos confundidas, en ceguera del corazón o del alma, donde estábamos demasiado condicionadas para darnos cuenta, dónde sólo vivíamos en la mente y en la palabra sin cuerpo ni emoción... es lo que estamos ofreciendo a Caronte en el río de Escorpión.


Tauro es el jardín de la vida. Tauro nos llama a conectar con el centro de quienes somos, rige oidos- garganta - tiroides- voz, nos pide escuchar y honrar nuestra verdad, honrar el cuerpo, porque en la experiencia humana de concepción Tauro es la piel, el cuerpo, los sentidos.


Pero para poder conectar con Tauro debimos haber pasado por la muerte, del umbral, de lo invisible, por la Matriz Cósmica como madre, y la memoria como partera del alma... Por Escorpión como Misterio.


Así que la composta es un trabajo sagrado de reducción y ofrenda; en el que nos hacemos cargo de eso que quedó, que está fuera de lo que elegimos ser e ingerir para honrar la vitalidad y propósito.

Eso que ya no somos (una mala relación de pareja o amistad, actos compulsivos, negligencia, violencia, excesos, confusión, codependencia) son los restos que ofrendamos para asegurar que la vida se renueve.


Hay una vida que nos espera ahí a lo lejos, una vida nueva, vibrante, bella y llena de presencia en nuevos paisajes, pero no podemos ir hacia a ella en pleno hasta que no descubramos qué haremos con lo que hemos construido, y que quizás, no nos permite ir.

Entonces, es que descubrimos la importancia de la ecología de la emoción, el arte de tejer nuestra vida.


​La nueva abundancia, la nueva vida


El 18 de enero el eje nodal lunar (que rigen los destinos, la construcción y la misión de vida humana) cambia a Tauro-Escorpión, sin embargo, desde 2018-2019 Urano en Tauro nos ha contactado con sus aprendizajes, nos ha ofrecido las pautas de entrada a la Nueva Era astrológica y humana que ahora se agudizarán.


Estos aprendizajes tienen que ver con la honra a la vida, al ritmo genuino de los seres y de la Tierra, la honra al cuerpo, la escucha, la celebración de la voz personal y el retorno de las artes como tejedoras de cultura.


La nueva prosperidad está enraizada en sintonizar de nuevo nuestros ritmos con los ritmos de la Tierra, simplificar: procesos alimenticios, consumo, formas de vincularnos, el ejercicio del poder, el servicio.


Si antes, la prosperidad estaba relacionada a la acumulación, hoy lo estará en torno a la libertad y la ligereza. ¿Qué tan libre y ligera te sientes con tu vida? ¿Qué tanto acumulas? ¿Esto te da abundancia o pesadez? ¿Tu vida es una obra de arte que tejes con amor a diario? ¿O es un tejido del que necesitas escapar?


Este primer eclipse en el eje Tauro-Escorpión nos contacta con la nueva vida que nos espera, al tiempo mismo que nos invita a mirar todo lo que aún no está resuelto, y nos invita a escuchar verdaderamente la respuesta que nuestro corazón tiene para las preguntas:


¿Cómo puedo tejer una vida de la cual no quiera escapar?

¿Qué sobra? ¿Qué quiere llegar? ¿Cómo se llama este nuevo episodio de mi vida? ¿Con qué y quienes requiero comprometerme para llegar ahí? ¿A quiénes elijo despedir o mantener en la lejanía para que esta vida sea fuente clara y ligera?


Nos reconocemos semillas en la oscuridad de la Tierra que creímos muerte, y escuchamos el corazón que nos dice que estamos siendo sembradas en amor para renacer.


Karina Falcón, La Mujer Lunar

78 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo