La Gran Conjunción: Maestría en Capricornio y Eclipse en Géminis

Continuar la limpia y depuración


Mientras el cuarto menguante del 8 de noviembre nos invita a soltar viejas formas de poder, liderazgo y autonomía. Y nos invita a tomar formas desde lo respetuoso, lo genuino, lo femenino y masculino saludables, también acontece la última conjunción exacta de Júpiter-Plutón a los 22 grados de Capricornio: los grados de maestría.


El último decanato o los últimos diez grados de cada Arquetipo, Signo o como les llamamos aquí Escuelas Arquetípicas nos ponen a prueba con fuerza y nos llaman a la Maestría.

Plutón ha estado en Capricornio desde el año 2009, depurando, rompiendo y purgando todo lo que ya no sirve al gran salto y cambio de tiempos; desde entonces, hemos vivido la experiencia de descrearnos para reinventarnos y continuar un proceso de reinvención, cada vez más fino, sutil y en pos de la verdad. Esto es la Maestría: volver a pasar por lugares y situaciones ya vividas, sin descomponernos, sin volvernos caóticas, rindiéndonos con belleza al trabajo sagrado que hay que elaborar, aunque se trate de purga

Noviembre nos invita a seguir limpiando, reordenando, limpiando y reordenando hasta que sintamos que nuestros espacios personales, presentes y sutiles se encuentran sólo con el mínimo requerido para habitar. Si has sentido el llamado a mover muebles, colocar objetos en cajas con el deseo de donar y obsequiar, o si has sentido hacer limpia radical de contactos, correos y otros archivos, tu intuición te está sintonizando con las labores sagradas de estos tiempos. Todo lo que hemos venido postergando se nos coloca de frente para que terminemos de depurar, ordenar y cerrar.


El 29 de noviembre Neptuno se pone en marcha directa en Piscis, un día después acontece un eclipse penumbral de luna que abre tiempo de eclipses; y entonces, entraremos en un tiempo de aceleración hacia Acuario, con Saturno entrando ahí el 17 de diciembre, y deshaciendo la triple conjunción el 21 de diciembre.


La importancia de tener los espacios de nuestra vida limpios y en orden radica en la posibilidad de cruzar a un nuevo tiempo con las cuentas libres, y listas para recibir las bondades de nuestra visión. Si damos el paso final al tiempo de Acuario con situaciones pendientes, nos perderemos la gran oportunidad de sostenernos no sólo en resiliencia, si no, en belleza durante el próximo cambio de grandes convulsiones globales. Toda purificación paulatina tiene un sentido.


Rumbo al eclipse del 30 de noviembre mucha información comenzará a surgir, y será importante que estemos con la cabeza y el corazón en orden para discernir lo que sirve para nuestro propósito, y ser capaces de desechar lo que se presenta como verdad, pero no lo es. Preparemos nuestros ojos para ver, nuestros oídos para escuchar, y nuestra consciencia para distinguir.

¡Buena luna menguante de limpia!

Mujer Lunar

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo