top of page

La última encarnación

Ya en la infancia sientes que eres diferente, de algún modo distinto a los niños de tu edad. No necesariamente más inteligente o más atractivo, no. Tienes mucha compasión, sientes compasión por los seres indefensos, los desfavorecidos y los perdedores entre la gente. Sueles simpatizar con los desvalidos y rara vez tu corazón late por los favoritos.


Te gusta estar a solas contigo mismo, también porque los intereses y sentimientos que tienes a menudo te llevan a la hostilidad o a la exclusión de la manada de seguidores.


Si tus padres fueron maestros espirituales tienes mucha suerte, porque encontrarás rápidamente un hogar a este nivel. Si no, será mucho más difícil. Muy pronto serás un soñador, un fantasioso, un artista de la vida o incluso un bicho raro.


Puede que te intereses más que los demás por la verdadera historia que se esconde detrás del cuento contado, que dudes de lo que te enseñan en la escuela, que empieces a leer libros sobre mundos lejanos, arqueología, mitología y religión. Quizá te vuelvas religioso en cierto modo, pero no encuentras una religión que encaje con tu forma de rezar y sentir.


Amas la naturaleza, amas a los animales, el cielo, los árboles, el agua, el aire puro, el viento refrescante y a las personas que son humanas, que muestran corazón.


La inhumanidad, la opresión, la manipulación, el engaño, la guerra, la violencia contra los débiles, la codicia y la crueldad en cualquiera de sus formas te horrorizan.


A menudo te sientes incomprendido, así que empiezas a guardarte para ti tus pensamientos más profundos, también porque te das cuenta de que a menudo no te comprenden de todos modos o la gente enseguida empieza a intentar convencerte de lo contrario. Simplemente no encajas en la sociedad actual.


En algún momento vas en busca de la libertad, el amor y el calor que no puedes encontrar en la vida cotidiana. Tienes ansia de vagabundear sin saber adónde ir, tienes morriña sin saber dónde debería estar ese hogar, miras a menudo al cielo azul y por la noche a las estrellas.


Sientes la soledad una y otra vez - más tarde será más bien una soledad o un Todo-Uno. Entonces ya no estás solo contigo mismo, sino un poco incluso en casa.


Al final, en un escenario bien organizado, la vida te lleva a una situación en la vida que parece un callejón sin salida, de naturaleza sanitaria, de naturaleza financiera o incluso de naturaleza social..... Entonces se toman decisiones crasas o simplemente necesarias.


No hay nadie detrás de ti. Te sumerges en el silencio, la oración, los pensamientos y las cavilaciones, encuentras personas afines y te das cuenta de que no estás solo. Tu camino espiritual comienza a mostrarse en el exterior.


Pero también aquí hay muchas luces en el camino que llevan oscuridad por dentro, mucho ego disparado, extravío, consumo de drogas o desorientación que notas. Te encuentras con falsos profetas, gente que no entiende que sus pensamientos causan magia oscura, semidioses autoproclamados ensimismados y muchas copias de una copia de una copia.


Tu deseo de comprender la verdad oculta más profunda se hace cada vez más fuerte, la búsqueda del conocimiento que te falta más intensa.

Los maestros van y vienen. El tiempo corre cada vez más deprisa y con el aumento de la conciencia empiezas a sentir una intensa comprensión de lo que ocurre a tu alrededor y del poder con el que el orden de este mundo está constantemente dándose a luz a sí mismo, protegiéndolo y manteniéndolo en su existencia.


Tus realizaciones se hacen cada vez más claras, tus pensamientos se hacen cada vez más profundos, tu mirada vaga cada vez más alto sobre la llana tierra y el maravilloso firmamento del agua bendita sobre ti.


Te das cuenta de que el karma ya no es la razón de tu presencia en la tierra. Sabes de tu encarnación voluntaria en tu corazón, muy dentro de ti lo sabes. Te das cuenta de que el samsara es un instrumento del que se abusa para asegurar el consumo de la conciencia para intereses ajenos y sabes que ya has decidido no seguir a los seres equivocados una vez más, no confiar en ellos una vez más.


Los has reconocido y te has alejado, ya te has ido una vez directamente a la luz, a casa para volver una vez más. El anhelo por el cumplimiento de tu tarea y misión y la comprensión sobre lo que has decidido dar en servicio se hace cada vez más fuerte, es difícil de soportar.


Puedes sentir - esta es tu última encarnación y si estaba destinada a ser, ¿qué significa eso para sí misma y para ti...?


Tienes el sentimiento de alta responsabilidad, sientes la carga de incontables vidas, experiencias vividas de cualquier tipo y coleur y tal vez puedas dejar esto para dedicarte a la carga de tu último viaje, que no es una carga, sino lo que sientes en tu corazón como un deseo de hacer ardiente y apasionado.


Incluso en la debilidad, la impotencia, la preocupación y la tristeza, este agente está ahí para ayudarte a levantarte una y otra vez, a no rendirte y a ser una luz. Tal vez no siempre, pero cuando te sientes y te ves, cada vez más a menudo.


El servicio al prójimo, a los niños de este mundo y a la Madre Tierra se vuelve cada vez más importante para ti, la burocracia y las limitaciones de la sociedad cada vez más absurdas e insoportables. Sabes instintivamente que el tiempo corre y que al final en todos los casos queda una tarea aún más importante que incluso el deseo de hacer el bien en el amor y el servicio al Todo.


Es la conclusión de un camino infinitamente largo. Sucede la reconexión final y la realización de tu esencia, de lo que realmente eres en todos los aspectos del ser y por lo tanto en la realización ulterior de la "Intención de la Fuente" en la compasión, y el amor cósmico infinito por todo lo que es, por toda la existencia.


La disolución de tu "Yo Soy Eso o Aquello" en un "Yo Soy" o "Es". La comprensión de la frase: "Yo Soy Muchos" y "Uno en Todo". Yo soy la montaña y la montaña soy yo. Yo soy Tú y Tú eres Yo. Somos y todos venimos de un solo sonido (armonía), de una sola fuente (salto primordial) y de un solo color que lo incluye todo en matices brillando en sí mismo y vibra en un tono y sonido que no debe ser tenido por el ser humano, un tono de amor tan elevado que desgarraría por completo el instrumento no afinado armónicamente llamado ser humano.


Sólo el que ha pasado por todas las realizaciones y experiencias, ha visto y sentido todos los matices y está en profundo amor divino, es soberano de corazón, oirá este tono una vez, verá y soportará esta luz. Le llenará y le hará brillar.

Entonces, en el éxtasis absoluto y la dicha de un momento del estado más puro del ser, sabrá lo que es la iluminación y que ha llegado el momento de cambiar de etapa si quiere o de quedarse y ayudar si lo desea.


Ayudar a los que quieran ir contigo a nuestro nuevo mundo.

Depende de ti, luz brillante.

Brilla, luz, brilla.


En homenaje a una gran alma y amado maestro bindu

Reijk Nilson

*****


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Nombres de la Luna Llena

Durante el otoño, es posible que hayas escuchado a algunas personas llamar a la luna llena, "Luna de cosecha". Esto se debe a que los granjeros pueden quedarse cosechando bajo la brillante luz de la l

Comments


bottom of page