¡Estuviste una vez iluminado!


¿Cuántas veces has pensado para ti mismo...

"No sé si alguna vez me iluminaré"?


Ya has tenido este pensamiento furtivo unas cuantas veces, ¿no es así?

O, tal vez incluso más de unas cuantas veces. 🤷♂️


Este es uno de los comentarios más comunes que escucho en la comunidad espiritual, y cada vez que lo hago, lo único que pienso es...


"¡Oh! No tienes idea de lo tonto que te va a sonar esto, una vez que reconozcas lo que ya está aquí!"


¡¿Y si te dijera, que en realidad una vez estuviste Iluminada!


¿No te acuerdas?


No pasa nada.


Lo recordarás una vez que te expliquemos por un segundo cómo es realmente estar "iluminado".


El estado de conciencia de un ser iluminado, es uno que está realmente vacío de cualquier concepto.


Uno que es sólo pura conciencia amorosa.

Uno que está desnudo de cualquier juicio.

Uno que experimenta la Realidad a través de una mente curiosa, afectuosa y relajada.

Una que mira la vida a través de la lente de la inocencia.


¿Recuerdas tal estado de conciencia?


Si te tomas un segundo y miras por el espejo retrovisor de tu vida, podrás verlo.


La verdad es que naciste así. Naciste iluminada.


Naciste en un mundo de completo misterio, y todo en él, a tus ojos, estaba magníficamente vivo, vibrante de belleza y lleno de inocencia.


Sin embargo, a medida que crecíamos empezamos a poner etiquetas y definiciones al mundo, lo que nos hizo creer que realmente lo "conocíamos".


Y cuando miras la vida como si la conocieras, el misterio de la vida comienza a desvanecerse, y nuestra conciencia de nuestra inocencia junto con ella.


Su belleza se pierde por completo y todo se separa de nosotros.


Esta es la arrogancia de la mente y la forma que tiene el Ego de crearse una certeza.

Nos hace perder de vista la Realidad con sus juicios, etiquetas y definiciones. Asumiendo que lo sabe todo.


Y con eso, en lugar de ver un mundo lleno de inocencia, belleza y misterio...

...el Ego ve un mundo lleno de maldad, separación y miedo.


Y este es el PORQUÉ, la semejanza con el niño es la forma más alta de sabiduría espiritual. - Es la mente de la inocencia, sin juicios ni etiquetas.


El Curso de Milagros dice: "La inocencia es sabiduría, porque no conoce el mal, y el mal no existe".

En cambio, todo lo que existe es la Unidad y un curioso impulso de explorar el mundo.


Por lo tanto, la clave no es "convertirse" en iluminado. Sino más bien, RECORDAR estar iluminada.


Aaron Abke.




3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo