top of page

El Hombre Verde, espíritu del bosque

Para nuestros antepasados, muchos espíritus y deidades estaban asociados a la naturaleza, la vida salvaje y el crecimiento de las plantas. Al fin y al cabo, si uno acababa de pasar el invierno muerto de hambre y frío, cuando llegaba la primavera era sin duda el momento de dar gracias a los espíritus que velaban por su tribu. La primavera, sobre todo en Beltane, suele estar ligada a una serie de espíritus de la naturaleza precristianos. Muchos de ellos son similares en origen y características, pero tienden a variar según la región y la lengua. En el folclore inglés, pocos personajes destacan tanto -o son tan reconocibles- como el Hombre Verde.


Muy relacionado con Jack in the Green y el Rey de Mayo, así como con John Barleycorn durante la cosecha de otoño, la figura conocida como el Hombre Verde es un dios de la vegetación y la vida vegetal. Simboliza la vida que se encuentra en el mundo vegetal natural y en la propia tierra. Pensemos por un momento en el bosque. Hace mil años, los bosques de las Islas Británicas eran inmensos y se extendían kilómetros y kilómetros, más allá de lo que alcanzaba la vista. Debido a su enorme tamaño, el bosque podía ser un lugar oscuro y aterrador.


Sin embargo, también era un lugar al que había que entrar, se quisiera o no, porque proporcionaba carne para cazar, plantas para comer y madera para quemar y construir. En invierno, el bosque debía de parecer bastante muerto y desolado... pero en primavera, volvía a la vida. Sería lógico que los pueblos primitivos hubieran aplicado algún tipo de aspecto espiritual al ciclo de la vida, la muerte y el renacimiento.


El autor Luke Mastin dice que el primer uso del término "Hombre Verde" parece haber sido justo antes de la Segunda Guerra Mundial. Escribe,


"La etiqueta "Hombre Verde", quizá sorprendentemente, se remonta sólo a 1939, cuando fue utilizada por Lady Raglan (esposa del erudito y militar Major Fitzroy Somerset, 4º Barón de Raglan) en su artículo "The Green Man in Church Architecture", publicado en el Folklorist James Frazer asocia al Hombre Verde con las celebraciones del Primero de Mayo, y con el personaje de Jack in the Green, que es una adaptación más moderna del Hombre Verde. Jack es una versión más específica del espíritu de la naturaleza que el anterior arquetipo del Hombre Verde. Frazer especula con la posibilidad de que, aunque alguna forma del Hombre Verde estuviera presente en diversas culturas primitivas, se desarrolló de forma independiente en una serie de personajes más nuevos y modernos. Esto explicaría por qué en algunas zonas es Jack, mientras que en otras es Robin de la Capucha, o Herne el Cazador en distintas partes de Inglaterra. Del mismo modo, otras culturas no británicas parecen tener deidades de la naturaleza similares.


El Hombre Verde suele representarse como un rostro humano rodeado de denso follaje. Estas imágenes aparecen ya en el siglo XI, en tallas de iglesias. Con la expansión del cristianismo, el Hombre Verde pasó a la clandestinidad y los canteros dejaron imágenes secretas de su rostro alrededor de catedrales e iglesias. Su figura resurgió en la época victoriana, cuando se hizo popular entre los arquitectos, que utilizaron su rostro como elemento decorativo en los edificios.


Según Ryan Stone, de Ancient Origins,


"Se cree que el Hombre Verde fue concebido como símbolo del crecimiento y el renacimiento, el eterno ciclo estacional de la llegada de la primavera y la vida del Hombre. Esta asociación tiene su origen en la noción precristiana de que el Hombre nació de la naturaleza, como demuestran diversos relatos mitológicos sobre la forma en que comenzó el mundo, y la idea de que el Hombre está directamente ligado al destino de la naturaleza".


Las leyendas relacionadas con el arquetipo del Hombre Verde están por todas partes. En la leyenda artúrica, el cuento de Sir Gawain y el Caballero Verde es un buen ejemplo. El Caballero Verde representa la religión de la naturaleza precristiana de las Islas Británicas. Aunque al principio se enfrenta a Gawain como enemigo, más tarde ambos son capaces de trabajar juntos, quizá una metáfora de la asimilación del paganismo británico con la nueva teología cristiana. Muchos estudiosos sugieren también que los cuentos de Robin Hood evolucionaron a partir de la mitología del Hombre Verde. Incluso se pueden encontrar alusiones al Hombre Verde en el clásico de J.M. Barrie Peter Pan: un niño eternamente joven, vestido de verde y que vive en el bosque con los animales salvajes.


Hoy en día, algunas tradiciones de la Wicca interpretan al Hombre Verde como un aspecto del Dios Cornudo, Cernunnos. Si quieres honrar al Hombre Verde en tus celebraciones primaverales, puedes hacerlo de varias maneras. Crea una máscara del Hombre Verde, pasea por el bosque, celebra un ritual en su honor o ¡haz una tarta!


Tres lecciones del Hombre Verde

El Hombre Verde es un arquetipo antiguo que engloba lo salvaje y la fuerza vital de la naturaleza, así como la conexión humana con el mundo natural. Esta deidad de la naturaleza aparece en muchos panteones antiguos: Osiris en Egipto, Pan en Grecia, Jack-in-the-Green y Robin Hood en la antigua tradición británica, por nombrar algunos. Se le suele representar con un rostro humano que emerge de un mar de ramas y del que brota vegetación de la boca, la nariz y las orejas. Numerosas tallas en piedra y madera se encuentran en iglesias y capillas de toda Europa. Este bello ejemplo es una de las 103 tallas de la Capilla Rosslyn de Edimburgo (Escocia). ¿Qué nos depara hoy el Hombre Verde?


Estamos conectados con el mundo natural

Las representaciones del Hombre Verde son muy variadas y muestran humor, ferocidad, ira, alegría y todas las emociones intermedias. Parece que nuestros antepasados lo veían en los bosques. Nos invita a buscarlo, a salir a la naturaleza y relacionarnos con la alegría y la sabiduría del mundo natural. A veces, cuando camino por el bosque, un movimiento parpadea en el rabillo del ojo y sé que algo o alguien se ha deslizado de un árbol a otro, retándome a vislumbrarlo. Me encanta este juego del escondite de las criaturas del bosque, ya sean hombres verdes, pequeños seres o hadas, y me dan ganas de sentirme dentro de su mundo. ¿Puedes ver las caras en esta escena boscosa?


Sacamos fuerzas de las estaciones del año

En Irlanda existe una tradición sobre el Hombre Verde y el ciclo anual de crecimiento. En Samhain (31 de octubre), cuando termina el ciclo de crecimiento y todo se adormece en la tierra, el Hombre Verde desciende al inframundo para rejuvenecer en la quietud. Durante sus meses en la tierra, sus raíces se hunden en la Madre Tierra y su cornamenta crece hacia arriba. Ambos afloramientos cumplen la misma función: conectarle con el poder y la sabiduría de la energía de la tierra. Permanece en el inframundo hasta Beltane (1 de mayo), cuando irrumpe en la tierra como el dios Cernunnos, viril, fuerte, cornamentado y listo para participar en la fertilidad de todo el mundo natural. Persigue y se aparea con la Reina de Mayo y comienza un nuevo ciclo de crecimiento. Ahora, en diciembre, se encuentra en profunda meditación en el inframundo. Podemos aprovechar este momento del calendario, el tranquilo invierno, para adentrarnos en nuestro interior y adquirir fuerzas para nuestra próxima creación.


Podemos fomentar nuestro lado salvaje

El Hombre Verde es el puente entre la naturaleza salvaje y la faz de la humanidad, con bastante de su energía en el lado salvaje. En los relatos de la antigüedad se le relaciona con el vino, la elaboración de bebidas espirituosas, los excesos sexuales y otros placeres físicos. No es un arquetipo civilizado. En nuestro mundo de trabajo, Internet, atascos de tráfico y horarios, la mayoría de nosotros anhelamos un poco más de desenfreno. El Hombre Verde nos dice que nos arriesguemos un poco más, que seamos un poco más escandalosos, que soñemos un poco más, que nos permitamos disfrutar un poco más del placer físico. Adelante, déjate llevar por tu naturaleza primigenia, junto con el Hombre Verde, y disfruta de tu vida en la Tierra, con todas sus delicias. Esta vida dura un número contable de estaciones preciosas, y el Hombre Verde nos anima a disfrutar de todo lo que la vida terrenal y nuestros cuerpos físicos pueden ofrecer a nuestra alma. Estoy de acuerdo.




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page