top of page

✨Conecta con Isis en este antiguo ritual ✨


Durante el Imperio Medio y el Antiguo, el Festival de Wepet-Renpet se celebraba el primer mes del antiguo calendario egipcio (agosto), lo que significa "La apertura del año". Los antiguos egipcios observaban el cielo y buscaban la estrella más brillante, "Sirio", y con su regreso, comenzaban las festividades. El regreso de Sirio significaría el comienzo del Año Nuevo e indicaría el retorno de la crecida del Nilo, que era un aspecto integral en la vida de los antiguos egipcios, y la agricultura.


Sirio forma parte de la constelación conocida como Canis Major, o el Gran Perro. Curiosamente, la constelación y la estrella se han asociado con perros y lobos en muchas culturas de todo el mundo. Hay numerosas razones para ello, pero la más obvia es que Sirio parece seguir a un gran gigante del cielo, Orión. Un hombre y su fiel compañero.


Para los antiguos egipcios, Orión era sinónimo de Osiris y Sirio de Isis. Isis fue siempre fiel a Osiris, salvándolo de la muerte no una, sino dos veces. La segunda vez tuvo que volar por todo el mundo para reunir los 14 trozos de él, ya que había sido descuartizado por su celoso hermano Set. Isis, la esposa leal, lo recompuso a pesar de que le faltaba la decimocuarta pieza, el pene, completando el cuerpo con un nuevo pene de arcilla. Después, convertida en pájaro, utilizó su magia y su amor para reanimarlo y poder fecundar a su hijo Horus.


Se considera que la inundación del Nilo fue causada por las lágrimas de Isis, que lloraba la muerte de su marido, Osiris. Por tanto, Sirio estaba relacionado con su dolor y sacrificio, pero también con su inmensa determinación y fe. De este modo, Sirio habría albergado la esperanza en el futuro, la compasión por los demás, incluso por nuestros enemigos, y una fuente inagotable de navegación en la vida. Por tanto, la estrella está íntimamente relacionada con la energía femenina y el poder del amor divino.


RITUAL:


  • Enciende una vela o un incienso y coge tu diario. Reflexiona sobre estas preguntas:

  • ¿A quién eres leal? ¿A qué ideas eres leal? ¿Qué compromisos asumes y mantienes? ¿Eres leal a ti mismo? ¿Cómo puedes profundizar en tu lealtad a ti mismo y a los demás?

  • ¿Por qué te lamentas? ¿Qué pérdidas has sufrido? ¿Qué lágrimas has derramado? ¿Cómo puedes hacer que tus lágrimas sean fuente de bien para ti y para los demás?

  • Cuando hayas terminado, úngete con tus aceites favoritos, tal vez incienso y mirra. Ofrece una oración de agradecimiento por tu vida y por todos los retos que has superado. Pídele a la madre Isis que te dé fuerzas para afrontar cualquier reto que forme parte activa de tu vida ahora.

  • Apaga la vela sabiendo que tu oración ha sido escuchada.


Rima Bonario

Fuentes:







11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page