top of page

Cómo hacer sidra de fuego

La sidra de fuego es un remedio tradicional de apoyo al sistema inmunológico con profundas raíces en la medicina popular (pero más popularmente defendido por la herbolaria Rosemary Gladstar). En su forma más básica, es un vinagre de infusión picante, repleto de poderosas hierbas inmunitarias, antiinflamatorias, antibacterianas, antivirales y circulatorias. La adición de pimientos picantes y un poco de miel local lo hacen picante y dulce a la vez, de ahí su nombre.


Yo utilizo la sidra de fuego casera de varias maneras: como defensa contra los patógenos del resfriado y la gripe, a la primera señal de los síntomas del resfriado, y como descongestionante y expectorante cuando el resfriado se ha instalado. Además de ser un tónico inmunológico, la sidra de fuego casera también estimula la digestión y ayuda a mover la circulación por todo el cuerpo y hacia la periferia (¡lo que ayuda a mantenernos calientes en los fríos días de invierno!). Suelo tomar un vaso al día de esta bebida caliente a partir de mediados de otoño y durante los meses de invierno.


¿Qué tiene de "caliente" la sidra casera?


Las cebollas y otros miembros de la familia allium (como las chalotas, los puerros y, sobre todo, el ajo) tienen un alto contenido en flavonoides (como la quercetina y el kaempferol), polifenoles y el importante componente alicina. Son antimicrobianos, antivirales, antioxidantes, potenciadores del sistema inmunitario y antiinflamatorios, y ayudan a potenciar la acción de la vitamina C (Duke, 1997; Li, 2008).


El rábano picante estimula fuertemente el fuego digestivo, aumentando las secreciones gástricas y el apetito. También favorece la transpiración, por lo que es útil en casos de fiebre, resfriados y gripe. El rábano picante también es expectorante y ligeramente antibacteriano. Se utiliza a menudo en infecciones respiratorias y del tracto urinario (Murray et al., 2005).


El jengibre es calentador y estimula la circulación de la sangre (por lo que se utiliza para eliminar los patógenos del torrente sanguíneo). Se utiliza mucho en el Ayurveda y en la medicina tradicional china para descongestionar todo el cuerpo, incluidos los pulmones y las fosas nasales. El jengibre también puede utilizarse para ayudar a combatir la fiebre al calentar el cuerpo y aumentar la transpiración. También es un potente antiinflamatorio, estimula la actividad inmunitaria y puede calmar las náuseas (Murray et al., 2005; Duke, 1997).


El vinagre de sidra de manzana (VSM) y la miel tienen propiedades antibacterianas y pueden ayudar a aumentar los niveles de energía (el VSM ayuda a descomponer la acumulación de ácido láctico que conduce a la fatiga, y la miel estimula el metabolismo) (Brandon, 2014; Fessenden, 2015), entre otros beneficios.


Los pimientos picantes con alto contenido en capsaicina (como la cayena) son un gran acierto en las primeras fases del resfriado porque aumentan la circulación y las secreciones mucosas. Mueven el líquido desde el interior y llevan el calor y la humedad a la superficie. Suelen utilizarse de forma tópica para aliviar el dolor y las molestias al bloquear un neurotransmisor llamado sustancia P (Murray et al., 2005; Duke, 1997; Wood, 2008).


El tomillo es un precioso aliado herbal para el sistema respiratorio. Es un potente antimicrobiano, diluye la mucosidad haciéndola más fácilmente expectorable y es un tónico espasmolítico. También es una fuerte ayuda digestiva y puede ser útil cuando hay un "bicho" estomacal junto con los síntomas del resfriado (Wood, 2008).


Mi receta favorita de sidra de fuego casera

Una de las mejores cosas de la sidra de fuego casera es que cada herbolario tiene su propia receta, que puede ajustarse según el gusto o el tipo de apoyo al bienestar que se necesite. Con la sidra de fuego, más que con cualquier otro remedio herbal, una receta es simplemente una sugerencia.


Sidra de fuego casera

Ingredientes

1 cebolla roja grande (Allium cepa), picada

3 cabezas de ajo (Allium sativum), picadas

1 limón ecológico (Citrus x limon) con cáscara, cortado en dados

½ taza de raíz fresca de jengibre (Zingiber officinale), rallada

½ taza de raíz fresca de cúrcuma (Curcuma longa), rallada

¼ de taza de raíz fresca de rábano picante (Armoracia rusticana), rallada

¼ de taza de tomillo fresco (Thymus vulgaris), picado

2 cucharaditas de pimienta negra fresca molida (Piper nigrum)

Unas cuantas pimientas frescas de cayena o jalapeño (Capsicum spp.) (según el grado de picante que desee la sidra de fuego, puede utilizar más pimientas u omitirlas por completo; es mejor pecar de precavido porque siempre se puede hacer más picante después)

Miel al gusto

Vinagre de sidra de manzana crudo, sin pasteurizar


Instrucciones

Recuerde que puede ser muy flexible en cuanto a la forma de hacer sidra de fuego casera. Estos ingredientes son un comienzo, pero puedes añadir otros. Otras buenas opciones son las bayas de saúco secas, los palitos de canela, la equinácea, la raíz de astrágalo e incluso las flores de lavanda.


  • Coloque todos los ingredientes, excepto la miel, en un frasco de medio galón y cúbralo con vinagre de sidra de manzana crudo y sin pasteurizar. Asegúrate de cubrir las hierbas por lo menos unos centímetros, luego corta un cuadrado de pergamino o papel encerado y cubre el frasco antes de taparlo bien.

  • Guárdalo en un lugar cálido (a mí me gusta la parte superior del frigorífico) durante unas semanas, agitando el tarro a diario.

  • Después de tres semanas, tu sidra de fuego tendrá un gran poder, pero puedes seguir infusionando durante mucho más tiempo si lo deseas: ¡conozco herbolarios que dejan reposar su sidra de fuego durante meses antes de colarla!

  • En este punto, puedes colar las hierbas del líquido, pero otra opción es mezclar todo el lote en una licuadora o Vitamix y dejarlo reposar durante una semana más (sin agitar durante los últimos días para que los ingredientes se asienten) antes de verter el líquido.

  • De cualquier manera, una vez que hayas terminado de infusionar las hierbas, añade miel cruda caliente al gusto (yo suelo añadir aproximadamente 1/3 de taza), mezcla bien y embotella. No es necesario refrigerarlo, pero no está de más.




5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page