top of page

Astrología intuitiva: Quirón se encuentra con el Sol

En la mitología, Quirón es un centauro herido, pero no hay que confundir sus heridas con debilidad. A lo largo de los años y de su trayectoria vital, Quirón ha aprendido a convertir sus heridas en fortalezas.


Ha aprendido que, aunque no puede cambiar el pasado, ni cambiar las heridas que ha adquirido, puede utilizar su fuerza espiritual para convertirlas en poderosos aliados en su viaje.


Como escribió el poeta Rumi, "la herida es el lugar por donde entra la luz", y ése es precisamente el mensaje de Quirón también.

A pesar de sus heridas, Quirón se convirtió en un poderoso sanador porque tenía la empatía y la comprensión de lo que significaba estar roto, de lo que significaba sufrir y de lo que significaba elevarse por encima de ello.


Fueron sus propias heridas las que le dieron la capacidad de curar y ayudar a los demás, y por esta razón, a Quirón se le conoce como el "sanador herido".


En Astrología, Quirón es un asteroide que representa los traumas y las heridas de nuestra vida que no podemos cambiar.


Estas heridas pueden habernos ocurrido cuando éramos niños, pueden estar relacionadas con las personas que nos rodean, pueden ser cosas de nuestro pasado, o pueden ser simplemente el desgaste de nuestra alma después de muchos desafíos en la vida.


Independientemente de las heridas que hayamos adquirido en este viaje vital, Quirón nos recuerda que no deben considerarse debilidades, sino cosas que nos hacen más fuertes, más compasivos y más conectados con el Universo.


Estas heridas forman parte de lo que somos. No tienen que ser necesariamente curadas y envueltas en un bonito lazo, sino que son las cosas que tenemos que aceptar de nosotros mismos, son cosas que tenemos que amar de nosotros mismos.


Porque sólo cuando hacemos esto, sólo cuando dejamos de lamer nuestras heridas y nos apropiamos de ellas, podemos convertirlas en fortalezas y dejar entrar la luz.


Quirón está actualmente en Aries hasta 2027. Bajo esta energía, nos pide que dejemos de tocar nuestras heridas y de preocuparnos por ellas, y que nos pongamos manos a la obra.


Bajo la guía de esta energía ardiente de Aries, Quirón nos anima a avanzar hacia un nuevo territorio. Nos anima a dar vida al guerrero que llevamos dentro y a recordar la fuerza, la sabiduría y la compasión que nuestras heridas tienen el potencial de aportarnos.


Con esta energía, Quirón quiere enseñarnos que podemos vivir nuestra vida al máximo aunque estemos heridos. Quiere que sepamos que, con heridas y todo, podemos hacerlo todo.


Puede ser tentador sentir lástima por nosotros mismos o hacernos las víctimas cuando se presentan ciertas circunstancias, especialmente las que no tenemos poder para cambiar.




No podemos cambiar quién es nuestra familia, no podemos cambiar el pasado y no podemos cambiar las acciones o el comportamiento de los demás.


Todo lo que podemos hacer es responsabilizarnos de nosotros mismos; todo lo que podemos hacer es aprender a agradecer lo que se nos ha dado. Todo lo que podemos hacer es aceptar nuestras circunstancias y aprender a sentirnos cómodos con lo que nos llegue.


El 1 de abril de 2022, tenemos el encuentro del Sol y Quirón. Como Quirón acaba de entrar en Aries, este será un día crucial en el que realmente podremos sentir los efectos completos de este nuevo ciclo de Quirón.


Presta atención a lo que se desarrolla para ti en este día. Presta atención a cómo se te desafía a levantarte de tu dolor y sufrimiento y a avanzar con confianza y convicción.


El viaje de Quirón a través de Aries nos recuerda que sólo somos tan fuertes como creemos que somos. Nos recuerda que nuestras heridas no necesitan ser tocadas o hurgadas constantemente, y que no necesitamos tratar de "arreglar" todo, sino que podemos aprender a seguir adelante con las cosas, podemos aprender a seguir avanzando sin sentirnos restringidos.


Después de que Quirón termine su viaje en Aries, todos habremos tenido la oportunidad de cambiar nuestro enfoque de la curación y de mirar nuestro viaje de curación bajo una nueva luz.


Tal vez no tengamos que seguir escarbando en lo más profundo; tal vez no tengamos que seguir buscando esa próxima cosa que nos va a quitar todas nuestras preocupaciones y sufrimientos.


Tal vez este nuevo modo de curación sea simplemente aprender a ser como somos. Tal vez este nuevo modo de curación sea confiar en que la curación puede llegar de forma natural cuando aprendemos a aceptar las cosas tal y como son.


La vida está llena de sufrimiento. Pero está bien. Está más que bien. Forma parte de nuestra experiencia. Utilicémosla para hacernos más fuertes, más sabios y más compasivos con los demás.


Celebremos las heridas que nos han hecho y sepamos que siempre somos perfectos, que siempre estamos completos y que siempre estamos justo donde tenemos que estar.




2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page