top of page

9 hábitos desagradables que impiden vivir soberana


La soberanía se define como poder y autoridad supremos; libre de control externo; un estado de autogobierno.


¿Cuántos de nosotros nos hemos sentido realmente soberanos en nuestras vidas?


No demasiados...

De niños vivíamos bajo las normas, la religión, la filosofía y los prejuicios de nuestros padres. En la escuela también estábamos bajo el dominio de otra persona, su plan para nuestro día, nuestra vida, nuestra alma. Lo mismo si asistíamos a servicios o clases en la iglesia, en el templo, la sinagoga o la mezquita.

A medida que crecemos, disolvemos los lazos con las figuras de autoridad de nuestra infancia y buscamos consuelo en nuestros amigos. Pero nuestro círculo social también es una influencia externa.

Las expectativas de nuestros compañeros pueden hacer que ocultemos partes de nosotros mismos que no nos gustan. El miedo a sentirnos marginados o apartados del grupo puede ser abrumador y seguirnos hasta nuestros trabajos o carreras. Una vez más, nos entregamos a las expectativas de nuestro entorno.

Esta entrega de uno mismo puede incluso seguirnos en nuestras relaciones íntimas. Muchos de nosotros entramos en relaciones íntimas por necesidad, por expectativas, sin ser conscientes de quiénes somos o sin estar dispuestos a exponernos para crear una verdadera intimidad.

Como resultado, desarrollamos algunos hábitos verdaderamente horribles que nos mantienen atrapados en patrones de comportamiento que hacen que la vida sea mucho peor de lo que tiene que ser.

Los Nueve Desagradables: 9 Hábitos Terribles que Debes Dejar para Vivir Soberano

Si quieres ser verdaderamente soberano, estos son los nueve hábitos desagradables que debes DEJAR


1) Ignorar tus propios límites para complacer a otras personas.

Esto conduce al resentimiento y la amargura cuando los demás no ven o aprecian tus esfuerzos y simplemente te pisotean.


2) Hacerse más pequeño para encajar en situaciones sociales.

Esto crea distancia entre tu yo social y tu verdadero yo, haciendo imposible que te sientas realmente querido y aceptado o cercano a los demás.

3) Fingir que estás bien en lugar de pedir ayuda.

Este constante empuje termina en agotamiento, agotamiento o enfermedad cuando el Universo debe golpearte en la cabeza para ayudarte a admitir que necesitas apoyo.

4) Creer que tu autoestima se define por tu productividad

Este hábito es la maldición de la cultura patriarcal occidental, que devalúa lo femenino y a menudo es la causa principal del punto 3 anterior.

5) Doblegarse ante los cánones de belleza externos y las dietas de mierda.

Esto nos lleva a entrar en guerra con nuestro cuerpo, rechazándolo e incluso haciéndole daño al intentar vivir según un ideal imposible, generado por ordenador, que ni siquiera existe.

6) Sacrificar tu voz/creencias para evitar conflictos

Este hábito es la raíz de tanto dolor. Nacido del miedo, nuestro silencio es una forma de mentirnos a nosotros mismos y a los demás, ya que negamos nuestra verdad y renunciamos a nuestro poder.

7) No celebrarte a ti mismo porque otros tienen "victorias mayores"

Puede que esto no parezca gran cosa, pero cuando no nos reconocemos a nosotros mismos y nuestros logros, nos robamos el derecho a descansar y a disfrutar de un merecido tiempo libre. Nos convertimos en luchadores crónicos, incapaces de ver que nuestras contribuciones son suficientes.

8) Buscar la validación externa por encima de la seguridad en uno mismo

Este desagradable hábito nos hace vulnerables a la manipulación y a menudo es la razón por la que entramos y permanecemos en relaciones insanas.


9) Evitar los sentimientos difíciles en lugar de procesarlos

Este hábito atrofia nuestro crecimiento emocional, ya que utilizamos el vino, el trabajo, el sexo, la escuela, la familia, lo que sea, para hacer cualquier cosa menos lo que realmente nos ayudará... sentir y sanar.


Te suenan algunos? El concientizarse ya es la mitad del camino hacia delante.


Rima Bonario, Dream Weaver & Soul Coach



10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

ความคิดเห็น


bottom of page