top of page

8-3-22 Día de la Mujer y la Diosa Minerva


El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer y se sitúa bajo el signo de la diosa del mes de marzo: Minerva. Minerva deriva su nombre del latín mens (mente), por lo que tiene una relación especial con los maestros y los artistas, especialmente los que tocan la flauta.


Según la tradición, Minerva es una transformación de una diosa etrusca y sabina anterior, que fue asumida cuando se estableció Roma. También ha tomado símbolos y significados de la Atenea griega, especialmente el búho como signo de ver en la oscuridad, lo que suele estar oculto o ser instintivo. Minerva es la que trae de la oscuridad a la luz.


Minerva simbolizaba Roma como Atenea, Atenas. El rostro de Minerva se puso en las monedas romanas y como tal viajó a las provincias romanas, convirtiéndose en Britannia en Inglaterra. A lo largo de los siglos ha pasado a ser la diosa del aprendizaje. En el Gran Salón de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, sostiene un pergamino en el que están inscritas las palabras "Agricultura, Educación, Comercio, Gobierno, Economía": todas ellas son regalos del almacén de la Sabiduría.


El don esencial de Minerva es la comprensión de la relación entre la mente y la materia. El búho de Minerva, criatura de la noche y símbolo del poder oscuro y del inframundo de la diosa que puede ver por la noche, también está relacionado con la razonabilidad del día.

Es esta capacidad de unir la oscuridad y la luz lo que tanto asusta a los hombres. En Oriente Medio y en el mundo occidentalizado han desterrado a las diosas para sustituirlas por un dios masculino menos multiforme. Esta es la tesis de Johann Jakob Bachofen, un erudito suizo de Basilea del siglo XIX, que trabajaba en solitario y se basaba en la mitología griega y romana. Sostenía que los mitos mostraban claramente que había existido un periodo anterior de organización social que era un matriarcado, una época en la que la sociedad se basaba en la familia, la igualdad y la paz, cuya característica definitoria era el amor a la madre, y el crimen más atroz era el matricidio.


Luego vino el patriarcado, que encontró el sistema anterior tan intolerable que la memoria fue reprimida en el subconsciente, donde, pensaba Bachofen, los recuerdos viven en el mito y los sueños. [Ver: J.J. Bachofen Myth, Religion and Mother Right London: Routledge and Kegan Paul, 1967].


C.J. Jung conocía la obra de Bachofen y utilizó algunas de las reproducciones de símbolos de Bachofen en sus propios escritos sobre lo femenino, el ánima. Para Jung, la energía vital adopta una miríada de formas femeninas: ahora joven, ahora anciana, ahora madre, ahora doncella, ahora hada buena, ahora bruja, ahora santa, ahora puta. Atrae al hombre a la vida con su maya (poder de la ilusión en el hinduismo), y como Sofía, "guía el camino hacia Dios y asegura la inmortalidad". Ella es el arquetipo de la vida misma".


Es este "papel salvador" de lo femenino lo que inquieta a las religiones cuyos profetas son todos hombres. En la forma actual, fundamentalista, del Islam, la mujer debe estar cubierta, aislada, acompañada por un pariente masculino. Las mujeres no son el símbolo del aprendizaje. De hecho, no deberían ir a la escuela en absoluto. Estas reacciones, que pueden adoptar las formas extremas de "crímenes de honor" y el cierre de escuelas para mujeres, son una corriente creciente entre los talibanes y otros que comparten los mismos temores.


Estos temores tienen causas profundas y no se limitan al mundo islámico. Transformar los miedos en conocimiento racional no es una tarea fácil, pero Minerva, en algunas representaciones primitivas, tenía rayos en la mano (un símbolo que suele asociarse a Jove). Los objetivos del Día Internacional de la Mujer fueron bien expuestos por Bella Abzug, miembro del Congreso de los Estados Unidos y feminista política, en su discurso ante la Conferencia Mundial de la ONU sobre la Mujer (1995)


El cambio no consiste simplemente en incorporar a las mujeres. No se trata de que las mujeres se unan a la corriente contaminada. Se trata de limpiar el arroyo, de cambiar los charcos estancados por aguas frescas y fluidas.

Nuestra lucha consiste en resistir el deslizamiento hacia un pantano de anarquía, violencia, intolerancia, desigualdad e injusticia.


Nuestra lucha consiste en invertir las tendencias de la crisis social, económica y ecológica. Para las mujeres en la lucha por la igualdad, hay muchos caminos hacia la cima de la montaña. Nuestra lucha consiste en crear vidas sostenibles y sueños alcanzables. Nuestra violencia consiste en crear familias libres de violencia. Y luego, calles libres de violencia. Luego, fronteras libres de violencia.


Para hacer realidad nuestros sueños, debemos tener la cabeza en las nubes y los pies en la tierra".


Regresemos al equilibrio tanto femenino, como masculino. Para eso tiene que resurgir el femenino en cada uno de nostr@s y encontrar el equilibrio del masculino. Ahora es el momento.




7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page