top of page

3 Cristales para el Chakra Coronario

Los chakras son los centros energéticos de nuestro cuerpo. Cada chakra tiene su propio propósito energético y cada uno desempeña un papel importante en nuestra salud y bienestar.


El Chakra Coronario, que se encuentra en la parte superior de la cabeza, nos conecta con las dimensiones superiores y nos permite vernos como uno con todo el Universo.


Un Chakra Coronario abierto generalmente muestra que ya estamos en un camino espiritual y que nuestra mente está abierta a recibir sabiduría y guía de los reinos superiores.


Si nuestro Chakra Coronario está completamente abierto, ya no estamos bajo el control de nuestro ego; en cambio, hemos alcanzado un sentido de conciencia que nos permite trabajar para disolver los patrones limitantes de nuestro ego.


Trabajar con cristales es una forma maravillosa de activar nuestro Chakra Coronario. Dado que tanto el color blanco como el violeta están asociados con el Chakra Coronario, todos los cristales blancos y violetas son especialmente beneficiosos para sanar este chakra.


Aquí está mi selección de 3 cristales para trabajar con el Chakra Coronario:


Howlita


Hay muchas razones por las que nuestro Chakra Coronario puede bloquearse, por ejemplo, el aferrarse fuertemente a las cosas materiales y estar demasiado apegado al mundo físico. Además, también podemos estar demasiado apegados a nuestras ideas y conceptos, lo que también puede bloquear el libre flujo de energía en la zona del Chakra Coronario.


Afortunadamente, hay muchas formas sencillas de abrir un Chakra Coronario bloqueado, como practicar la meditación y estar presente en el aquí y ahora.


El cristal de howlita nos ayuda a alcanzar estados superiores de conciencia y nos aporta una sensación de serenidad y paz profunda con su energía de alta vibración. La howlita nos recuerda que todos formamos parte de un campo energético infinito; por tanto, todos estamos conectados, todos somos uno.


Esto significa que cada una de nuestras acciones, por pequeña o insignificante que parezca, tiene un efecto dominó que se extiende a través del tiempo y el espacio, afectando en última instancia a todos los seres del planeta Tierra.


Amatista


La amatista actúa como un filtro de energía eliminando rápidamente cualquier energía negativa de nuestra aura, así como de nuestro espacio doméstico.


La Amatista es un gran cristal para limpiar los bloqueos en la zona del Chakra Coronario, ayudándonos así a ver la verdadera naturaleza de todo, sin dejarnos engañar por nuestros egos. Trabajar con un cristal de Amatista nos aporta estabilidad, armonía y claridad mental.


La Amatista nos ayuda a obtener un claro sentido de la dirección en circunstancias confusas. Si algo en tu vida parece nublado o confuso, trabajar con un cristal de Amatista puede ayudarte a cortar la niebla. Es uno de los mejores cristales para potenciar el pensamiento claro y racional y la capacidad de análisis.


La Amatista equilibra el Chakra Coronario ayudándonos a soltar apegos de cualquier tipo. Esto nos ayuda a soltar cualquier cosa dañina, como las relaciones tóxicas o las adicciones.


A lo largo de los siglos, este hipnotizante cristal violeta ha sido conocido por promover la sobriedad y ayudar a quienes luchan contra la adicción al alcohol u otras sustancias dañinas.


Apofilita


La apofilita es maravillosa para conectarnos con los ángeles y los guías espirituales. Este cristal tiene una energía increíblemente nutritiva y compasiva, que nos recuerda que siempre estamos a salvo y vigilados por seres superiores.


La apofilita equilibra y activa suavemente el Chakra de la Corona al mejorar nuestra conexión con las dimensiones espirituales. Nos empuja a confiar en la voz de nuestra propia intuición, así como en la guía divina que podemos recibir de muchas formas diferentes, como señales y sincronicidades.


El mensaje que nos trae el cristal de apofilita es que aprendamos a ver a todas las personas con las que nos encontramos a través de los ojos del amor.


Una de las mejores formas de abrir los bloqueos en la zona del Chakra Coronario es esforzarse por desarrollar el amor incondicional hacia nosotros mismos, nuestros amigos y familiares, y expandir ese amor hasta que abarque a todos los seres vivos de nuestro planeta.


Esto empieza por aceptarnos a nosotros mismos y a los demás con todas nuestras imperfecciones y estar agradecidos por las experiencias buenas y malas que compartimos con los demás.


La apofilita nos recuerda que, como almas, hemos venido a este planeta para evolucionar a través de nuestras experiencias de sufrimiento y alegría. Cada experiencia nos lleva más cerca de reconocer nuestra propia naturaleza divina.


Por eso debemos trabajar para liberar la culpa y los juicios, ya que somos nosotros los que hemos elegido estas experiencias para nuestro propio crecimiento del alma, por muy dolorosas que puedan parecer.


Una sencilla práctica de meditación para activar el Chakra Coronario

Siéntate cómodamente en un espacio tranquilo. Despeja tu mente concentrándote en tu respiración.


Tome uno de los cristales del Chakra Coronario y sosténgalo en sus manos. Ahora cierra los ojos y visualiza una luz blanca brillante que irradia desde este cristal y entra en tu Chakra Coronario, que se encuentra en la parte superior de tu cabeza.


Confía en la inteligencia de esta luz blanca brillante para activar y equilibrar tu Chakra Coronario.


Siente que te envuelve el amor incondicional de tu Ángel de la Guarda y de tus Guías Espirituales, que te están cuidando en este momento.


Ahora abre tus ojos y di el siguiente mantra que he canalizado para ti en voz alta o en silencio en tu mente: Me siento dichoso y tranquilo, sabiendo que nunca estoy solo, porque soy Uno con Todo Lo Que Es.




5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page